Buenas horas de dormir para los adolescentes

Es posible asociar la hora de dormir con los niños pequeños, preescolares y niños de primaria más jóvenes, pero tu adolescente también necesita ir a dormir a la hora apropiada para garantizar que se recupere lo que necesita. El no poder conseguir una buena noche de sueño puede afectar la salud general de tu hijo, así como su seguridad en la carretera y al realizar actividades extra-curriculares. La falta de sueño también puede tener un efecto negativo en el éxito académico de tu hijo en el aula. Saber exactamente cuánto sueño necesita tu hijo le ayudará a configurar la hora de dormir bien.

¿Cuanto sueño?

El hecho de que tu hijo se quede levantado hasta tarde y sea capaz de arrastrarse fuera de la cama con el despertador por la mañana no significa que él está durmiendo lo suficiente. El adolescente promedio necesita dormir durante nueve horas cada noche, de acuerdo con MayoClinic.com. Por lo tanto, si tu hijo tiene que levantarse a las 6 de la mañana, se debe dormir a las 9 de la noche anterior. Si tu hijo tiene que estar aún más temprano para las actividades extra-curriculares, debe dirigirse a la cama temprano para asegurarse de que él está consiguiendo nueve horas en una base regular. El hecho es, sin embargo, que sólo el 15 por ciento de los adolescentes consigue regularmente tener mucho sueño, según la Fundación Nacional del Sueño.

Beneficios de una hora de acostarse

Cuando se establece un horario consistente para tu hijo, tu estás asegurando que ella reciba la cantidad adecuada de sueño. Los adolescentes que duermen mucho a menudo obtienen mejores calificaciones en la escuela, de acuerdo con la Asociación Americana de Psicología. Cuando los adolescentes duermen lo suficiente, también son menos propensos a experimentar cambios de humor y síntomas de depresión. Cuando tu hijo llegue a sus nueve horas de sueño, también es más probable que sea enérgico y disfrute de ir a la escuela y participar en actividades extra-curriculares.

Las desventajas de la falta de sueño

Además de las dificultades en la escuela, no dormir lo suficiente también puede afectar a la seguridad de tu hijo. Si está cansado, probablemente no va a conducir tan seguro como si hubiera recibido una buena noche de sueño. Eso lo puede poner en un riesgo más alto para un doblado de defensa o incluso un accidente más grave. De hecho, cuando tu hijo conduce con sueño, es como conducir con un contenido de alcohol en sangre de 0,08, según la Fundación Nacional del Sueño. No dormir lo suficiente puede promover la formación de espinillas, además, eso es algo que ningún adolescente quiere ver en el espejo. La falta de sueño puede hacer a los adolescentes más agresivos y menos propensos a comer alimentos saludables. También puede deprimir el sistema inmunológico, por lo que es más probable que se enferme.

Desorden del sueño

Anima a tu hija a establecer buenos hábitos de sueño dándole un horario firme, dependiendo de la antelación con que tiene levantarse por la mañana. Dale un aviso de media hora para que ella pueda terminar la tarea, terminar de hablar con sus amigos o terminar el capítulo que está leyendo. Pídele a tu hija que apague su teléfono celular y la computadora cerca de una hora antes de acostarse porque las luces brillantes de la pantalla le pueden impedir conciliar el sueño. Evita que tu hija tome cafeína varias horas antes de acostarse, también, puedes animarla a conciliar el sueño más rápidamente, así como permanecer dormido hasta la mañana. Si tu hija todavía tiene dificultades para conciliar el sueño, habla con su médico acerca de los problemas médicos que podrían interponerse en el camino, como el insomnio, la apnea del sueño o la depresión.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por sandra magali chávez esqueda