Buenas fuentes de hierro para niños quisquillosos

La mayoría de los niños no están dispuestos a tragarse una lata de espinacas como el famoso dibujo animado Popeye, incluso si les dices lo fuerte que los hará. Pero si tú tienes un niño delicado con la comida, es posible que te preocupes de que no esté recibiendo suficiente hierro en su dieta. El brócoli y las espinacas no son las únicas fuentes de hierro -hay un montón de otras maneras de que le proporciones este nutriente.

Frutas y verduras


Si a tu niño quisquilloso no le gustan las verduras verdes ricas en hierro como la espinaca y el brócoli, prueba las patatas dulces en su lugar.

Si a tu niño quisquilloso no le gustan las verduras verdes ricas en hierro como la espinaca y el brócoli, prueba las patatas dulces en su lugar. Esta versátil verdura se puede convertir en papas fritas, sopa, puré o se puede hornear con un chorrito de miel. Los guisantes son otra fuente de hierro que se puede hacer más atractivo en una pizza, mezclado con mayonesa u otra salsa preferida o absorbida en un plato de pasta. Las fresas contienen hierro y si a tu hijo no le gusta comérselas enteras, intentan hacer puré en salsa o se conviértelas en un batido de fruta con plátanos. Trata de usar la salsa de fresas para remojar en lugar de un helado, como nos apunta el Brookhaven National Laboratory donde destaca que los productos lácteos son conocidos por impedir la absorción de hierro.

Carne y pescado


La carne es una buena fuente de hierro, y las albóndigas pueden ser una manera de hacerla más suave y más favorable a los niños.

La carne es una buena fuente de hierro, y las albóndigas pueden ser una manera de hacerla más suave y más favorable a los niños. Si tu niño quisquilloso no tiene interés en salsa de albóndigas, sírveselos con una salsa agridulce o con palitos de cóctel con su salsa favorita. El pavo es otra buena fuente de hierro, y se puedes convertir pavo picado en hamburguesas o incluso lasaña. El eglefino contiene hierro, también. Tú puedes hacer este plato más sabroso mojando el pescado en huevo y pasándolo por pan integral molido luego mézclalo con queso rallado parmesano antes de freír u hornear.

Pan, pasta y cereal


El pan integral es una buena fuente de hierro, pero si tu niño quisquilloso sólo le gusta el pan blanco, tú puedes comprar pan blanco fortificado con hierro.

El pan integral es una buena fuente de hierro, pero si tu niño quisquilloso sólo le gusta el pan blanco, tú puedes comprar pan blanco fortificado con hierro. La avena es una forma de meter hierro en tu hijo y no tiene que ser servido como un plato de lentejas. Trata de hacer galletas de avena, barritas de avena o una cubierta desmoronada para fruta o tiras de pollo en huevo batido y luego sobre la avena antes de hornear. Si tu quisquilloso le gusta la pasta, se puede comprar pasta que esta fortificada con hierro y servir con sus ingredientes favoritos, fríos o calientes.

Otros alimentos


Los huevos contienen hierro y son un alimento muy versátil que puede ser fácilmente disfrazado si fuese necesario.

Los huevos contienen hierro y son un alimento muy versátil que puede ser fácilmente disfrazado si fuese necesario. Busca una receta de crepas que contenga huevos, o sumerge pan en el huevo batido antes de freír con poco aceite. Trata de mezclar los huevos revueltos con un poco de arroz y guisantes para un plato al estilo arroz frito. Las lentejas son una fuente de hierro - cocínalas con las verduras que come tu hijo y hazlas puré para hacer sopa. Los garbanzos y otros frijoles enlatados proporcionan hierro y pueden ser licuados con ajo para hacer puré de garbanzos o de otro tipo de baño para tu niño quisquilloso.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa walker | Traducido por adrian tobon