¿Para qué es buena la vitamina K?

Hay dos tipo de vitaminas: las solubles en grasa y las solubles en agua. La vitamina K es una vitamina soluble en grasa, lo que significa que se almacena en el cuerpo, también es esencial para muchos procesos que ocurren en el cuerpo. La vitamina K está disponible en muchos alimentos deliciosos que puede ser que ya estés comiendo. La deficiencia de vitamina K es poco común.

Coagulación

El papel principal de la vitamina K es su influencia en la capacidad de coagulación de la sangre. Si tu sangre no se coagula, cualquier raspón, rasguño o herida puede resultar en una situación que ponga en riesgo tu vida. La vitamina K ayuda a formar las proteínas necesarias para el factor de coagulación de la sangre. La vitamina K es tan poderosa, que ciertos medicamentos para adelgazar la sangre sólo detienen la acción de la vitamina K.

Crecimiento y mantenimiento de los huesos

Es increíble que tan complejas son algunas partes del cuerpo humano. Para que haya un crecimiento y un mantenimiento apropiado de los huesos, tu cuerpo usa múltiples vitaminas. La vitamina K y la vitamina D trabajan juntas para producir una proteína necesaria para los huesos. Sin esta proteína, los minerales no pueden enlazarse para formar tus huesos densos. De acuerdo con un estudio publicado en el "American Journal of Clinical Nutrition" ("Revista americana de nutrición clínica"), en enero de 1999, una ingesta baja de vitamina K se asocia con un aumento en las fracturas de cadera en las mujeres.

Células

Sin la vitamina K, tus células podrían no ser capaces de crecer apropiadamente. Una proteína esencial responsable de mantener el crecimiento celular y la reproducción es dependiente de la vitamina K. La vida de una célula, su crecimiento y mantenimiento dependen de la vitamina K. Las células extremadamente importantes como aquellas del sistema nervioso, pueden verse afectadas seriamente cuando te falta vitamina K.

Ingesta recomendada

La recomendaciones varían para hombres y mujeres. Un hombre adulto requiere 120 mcg de vitamina K por día y una mujer adulta necesita 90 mcg por día. Los vegetales verdes proporcionan aproximadamente 300 mcg en una porción de 3 onzas (85 g). Otros vegetales como el brócoli, las coles de bruselas y la col también son buenas fuentes de vitamina K. Los aceites, como el de canola y el de soya, también pueden ayudarte a conseguir la ingesta diaria de vitamina.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por laura lara