¿Para qué es buena la raíz de perejil?

El perejil es un miembro de la familia de la zanahoria, familia que incluye al apio, el hinojo, el anís y el eneldo. La raíz de perejil es de un beige claro en forma de zanahoria, pero delgada como una chirivía. Su gusto se lo describe como entre el de la zanahoria y el apio con un poco de chirivía y nabo. Tiene un sabor más delicado, dulce y herbal que la chirivía. Se la come generalmente cocida aunque alguna gente la ingiere cruda; las variedades de perejil que tienen raíces carnosas se usan para cocinar en la Europa central y del este.

Descripción e historia


Pila de verduras de raíz sobre una mesa.

Tanto la raíz como las hojas del perejil, que también se llama perejil con raíz de nabo, son comestibles. Esta raíz se usó por primera vez en el siglo XVI en Alemania, a donde se la conoce como perejil de Hamburgo y tiene raíces parecidas a los nabos y hojas como las de los hinojos, mientras su gusto es como el del apio. A la raíz de perejil se la ha usado desde hace mucho tiempo en Alemania, Holanda y Polonia, como una verdura de invierno.

Preparación


Raíces frescas de perejil.

Elige las raíces del perejil que sean firmes, de un pálido beige, sin marcas y de un tamaño medio, porque esas serán las más sabrosas. Para cocinarlas debes quitarles las hojas y las raíces secundarias y lavarlas cepillándolas suavemente con un cepillo para quitarles la tierra. La piel de las raíces es sabrosa, así que no se la saques. Lava, seca y reserva las hojas para usarlas como regularmente se usa el perejil.

Cocidas


Raíces frescas de perejil y zanahorias delgadas.

Las raíces las puedes cortar en dados o rodajas y prepararlas como preparas las zanahorias, las raíces del apio, las chirivías y los nabos. Las raíces se ponen tiernas en más o menos cinco minutos, pero el sabor no se reduce aunque las cocines de más. Úsalas en sopas o guisos, combinadas con zanahorias, patatas, nabos, cebollas o carne. Puede ser asada u horneada con carne o aves, sofrita o frita con tofu y agregada a los platos con lentejas. La raíz de perejil se puede hervir, hacer crema o puré, o la puedes hervir con patatas para crear una sabrosa variación del puré de patatas. También las puedes secar y usar para condimentar.

Cruda


Ensalada fresca con cubos de raíz de perejil.

Las raíces, con su intenso sabor a perejil, se pueden usar enteras, ralladas o en dados para darle un sabor inusual a las ensaladas de invierno. Puedes hacer con ellas tiras de una textura encrespada y mezclarlas crudas con otras verduras para hacer una ensalada cruda o de repollo. Las puedes picar y usarlas como aderezo y sabor para las comidas.

Medicinal


Mujer plantando perejil.

Las hojas, la raíz y las semillas del perejil se usaban en la medicina tradicional griega para tratar la flatulencia, la indigestión, los espasmos y los desórdenes menstruales. El extracto de la raíz de perejil se usa para tratar las enfermedades crónicas del hígado y vesícula porque tienen la cualidad de ser diuréticas y de purificar la sangre. La raíz seca y el aceite esencial se usan en las curas ayurvédicas.

Nutrientes


Pila de raíces de perejil.

La raíz de perejil y sus hojas tienen un alto contenido de vitaminas A, C y K y cobre, hierro y iodina. También tienen sodio, ácido fólico, potasio, calcio, fósforo, proteínas y fibras. Tiene una sustancial cantidad de flavonoides y es un fuerte antioxidante.

Advertencias


Mujer embarazada con su médico.

Evita las grandes cantidades de raíz de perejil durante el embarazo porque sus aceites pueden estimular al útero, cruzar la placenta y aumentar los latidos del corazón del feto. Las raíces contienen sustancias naturales llamadas oxalatos, que pueden causar problemas de salud si están demasiado concentrados y cristalizar los fluidos. Por ello, los individuos con condiciones en los riñones y la vesícula deberían ser cautos al consumirla. Si estás tomando litio, deberías consumir la raíz de perejil bajo supervisión médica, de acuerdo al centro Médico Langone de la Universidad de New York.

Más galerías de fotos



Escrito por maura wolf | Traducido por adriana de marco