¿Cuál es una buena dieta para pacientes de artritis?

La respuesta más simple es una buena nutrición, y esto empieza con los alimentos básicos, como productos agrícolas, granos enteros y proteínas bajas en contenido graso.

Los ácidos grasos abundantes en los aceites del pescado juegan un papel muy importante en la regulación de las señales de dolor.

Los ácidos grasos abundantes en los aceites del pescado juegan un papel muy importante en la regulación de las señales de dolor.

— Medicina complementaria y alternativa de BMC, un estudio publicado en 2012

Más de 49 millones de personas en Estados Unidos sufren de artritis, o inflamación crónica de las articulaciones. Si tienes artritis, ya estarás familiarizado con la hinchazón, el dolor y la fatiga que vienen de la mano con esta enfermedad. Probablemente también sabrás que no hay un tratamiento universal para la artritis, y que manejar tus síntomas puede constituir toda una lucha a diario. Los medicamentos y tratamientos, como la fisioterapia, ciertamente pueden ser útiles para personas que sufren de artritis, pero también hay otro componente clave en el proceso de atención: la nutrición. Nota del editor: este artículo fue revisado en términos médicos por George Krucik, Doctor en Medicina.

Dieta

Aunque no existe una dieta exacta prescrita para la artritis, ciertos alimentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de esta enfermedad. Por ejemplo, los aceites de pescado, ricos en ácidos grasos poliinsaturados, pueden ayudar a controlar el dolor.

Un estudio de 2012 publicado por la revista Medicina Complementaria y Alternativa BMC, encontró que los ácidos grasos abundantes en los aceites de pescado juegan un papel importante en la regulación de las señales de dolor.

Específicamente, los aceites del pescado inhibieron la liberación de prostaglandina E2 (PGE2), una sustancia similar a las hormonas que participa en un amplio número de funciones corporales, incluyendo la dilatación y constricción de los vasos sanguíneos, así como la regulación de inflamaciones. Otras investigaciones sugieren que la PGE2 también puede contribuir al desarrollo de la artritis reumatoide. Los alimentos que son considerados útiles para ayudar a aliviar el dolor e inflamación de la artritis incluyen aquéllos ricos en antioxidantes, ácidos grasos omega-3 y fibra.

Los alimentos como las carnes rojas, sin embargo, se han asociado con el empeoramiento de los síntomas de la artritis.

En un estudio publicado por la Revista Europea de Nutrición, el consumo de carnes rojas estaba asociado a mayores niveles de proteína C-reactiva, un biomarcador de inflamación en el cuerpo. Muchos creen que los vegetales de la familia de las solanáceas (como el tomate, berenjena, patata o pimiento) pueden exacerbar los síntomas de la artritis; sólo existe evidencia anecdótica para soportar esta afirmación.

No existe una "dieta ideal" para pacientes artríticos, pero sí hay muchos cambios en la dieta y estilo de vida que puedes realizar para reducir la inflamación y el dolor articular.

Una dieta saludable y balanceada, combinada con ejercicio regular de bajo impacto, constituyen un excelente comienzo. Comer bien te brindará una serie de beneficios para la salud en general, y mantener un peso saludable eliminará la presión indebida de tus articulaciones. Siempre consulta a tu médico antes de iniciar una nueva dieta o programa de ejercicios; él podrá ayudarte a diseñar un programa que se ajuste a tus necesidades específicas.

Guías alimentarias

Existen algunos conceptos básicos de nutrición que los pacientes con artritis deben seguir, y uno de éstos es comer al menos cuatro porciones de frutas y verduras al día.

Los beneficios de los productos agrícolas son prácticamente infinitos. Las frutas y vegetales son una excelente fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, todos los cuales son necesarios para las funciones bioquímicas. Las bayas, las verduras de hoja verde (como la espinaca y la col rizada), las manzanas, cerezas y el brócoli son alimentos antiinflamatorios particularmente poderosos.

Aquí hay algunas otras buenas ideas:

• No omitas el desayuno: los estudios demuestran que las personas que desayunan son menos propensas a tener problemas de peso. Una rebanada de pan integral tostado y un trozo de queso mozzarella harán un desayuno rápido y simple que pondrá en marcha tu metabolismo.

• Come más granos enteros: los granos enteros (como el pan de salvado y la avena) tienen poderosas propiedad antiinflamatorias, así como altos contenidos de fibra.

• Limita el consumo de carnes rojas: evita las carnes rojas y elige proteínas magras en su lugar. Alimentos como el pescado, pollo, tofu, fríjoles y lácteos bajos en grasas son buenas fuentes de proteínas y contienen menos grasas saturadas y calorías que la carne roja.

• Reduce tu consumo de sal: el sodio puede hacer que tu cuerpo retenga agua, lo que puede causar "edemas" (inflamación de las articulaciones). Disminuir el consumo de sal de mesa puede ayudar a reducir tus niveles de sodio. Evitar los alimentos procesados​​, especialmente la comida chatarra como las papas fritas, que a menudo tienen altos contenidos de sodio, es la forma más eficaz de reducir el consumo de este elemento.

• Consume omega-3: los ácidos grasos omega-3 son conocidos por reducir la inflamación en tu cuerpo. Las mejores fuentes de estos compuestos son las carnes de pescados como la caballa, el salmón y el arenque, pero también están presentes en semillas de calabaza, nueces, aceite de canola, soja y linaza.

El mensaje principal

Cuando se trata de comer bien para tratar la artritis, ten en cuenta que el balance y el control de calorías son claves. Asegúrate de consumir una amplia variedad de alimentos saludables, y de limitar los alimentos que sabes que no te harán ningún bien. Ten siempre estos consejos en mente y recuerda mantenerte activo para evitar el aumento de peso.

Los cambios en el estilo de vida nunca son sencillos, pero optimizar tu salud nutricional es una parte crucial en el manejo de la artritis y mantener tu cuerpo bien alimentado.

Acerca del autor

Fatima Khan es candidata a Maestría en Nutrición Clínica y Dietética de la Universidad de New York.

Foto: Michael Rosenfeld/Photographer's Choice/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por fatimah khan
Traducido por pau epel