¿Qué es una buena crianza?

Criar a un niño es una tarea suprema por la cual los padres deben asumir la responsabilidad. Deben ser responsables de asegurar que el niño tenga todos los derechos y privilegios que les corresponden por nacimiento. Además de los padres, el gobierno, la sociedad y el propio niño también tienen responsabilidad.

Responsabilidades de los padres

Los padres tienen la responsabilidad de guiar y cuidar a los niños sin tener en cuenta las influencias incontrolables con las que pueda entrar en contacto. Los padres deben considerar que no siempre pueden controlar aspectos de la vida de sus hijos, pero es su deber, siempre que sean capaces, crear un ambiente en el que los niños puedan aprender a cuidar de sí mismos. Conforme los niños crecen y experimentan el mundo, los padres tienen la obligación de ayudarles a navegar a través de las dificultades que enfrentarán.

Responsabilidad del gobierno

Si los padres conviven o están casados ​​legalmente, tienen que comprometerse a mantener a sus hijos en la medida de sus posibilidades. Los estados exigen la responsabilidad de los padres para con el niño y la garantía de sus derechos través de acciones, como la exigencia de que asista a la escuela y la protección si está en peligro o si los padres están mal preparados para cuidar de él. Puede ser que incluso que se ponga al menor en custodia preventiva o se les quiten los derechos a los padres.

Responsabilidad social

Influencias sociales afectan a los niños profundamente. Los niños aprenden sobre el mundo a medida que lo experimentan, y si los padres son dedicados o están mal preparados para cuidar de ellos, los niños toman decisiones morales basadas en los valores que existen a su alrededor. La sociedad, en muchos sentidos, es más permisiva que en tiempos pasados, y los niños a menudo necesitan leyes y reglamentos, cuestionables o no, que la sociedad les imponga.

Responsabilidad del niño

Un niño tiene la responsabilidad de defender los valores que harán de él un buen ciudadano y un buen ser humano. Él es un participante activo en su educación. Es su responsabilidad encontrar el camino más significativo desde el cual se puede construir una buena vida y asumir gradualmente su papel en la sociedad a medida que amplía su experiencia y se incrementan las oportunidades. Debe aprender a evitar las malas influencias, ayudar a los demás, contribuir al bien y a la fibra moral de la sociedad, mostrar sensibilidad hacia los demás, preocuparse por sus semejantes, y hacer una diferencia positiva en el hogar, la escuela y la comunidad.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian wade | Traducido por natalia pérez