Buena alimentación vs. mala alimentación

Según la World Health Organization, la buena alimentación ayuda a mantener la salud y prevenir muchas enfermedades crónicas. La mala alimentación puede aumentar los riesgos de problemas al corazón, diabetes y ciertas formas de cáncer. La mala alimentación puede hacer que aumentes de peso, que tengas problemas en los huesos y presentes deficiencias nutricionales. Para mejorar la dieta, debes comer comidas más completas y evitar los alimentos muy procesados y refinados.

Macronutrientes

La buena alimentación involucra la ingesta de alimentos completos y de una variedad de grupos de alimentos a lo largo de todo el día. Los alimentos completos no están procesados, son alimentos naturales que no contienen agregados artificiales; estos suplen tu cuerpo con macronutrientes, que son carbohidratos, grasas y proteínas. Tu cuerpo necesita de los carbohidratos para proveer de energía al cerebro y las funciones musculares. Elige alimentos completos con buena base de carbohidratos como por ejemplo el arroz integral, la quinua, las nueces y el pan integral para poder así tener la mayor cantidad de nutrientes por ración. Las grasas saludables que vienen de las nueces, semillas, aceites vegetales y el pescado son excelentes fuentes de energía que ayudan a mantener las membranas celulares, la absorción de ciertas vitaminas y provee protección a los órganos. Las fuentes saludables de proteína en tu dieta como por ejemplo los porotos, carne magra y productos lácteos sin grasa ayudan con el crecimiento y reparación de los músculos y el tejido y la producción de hormonas. También proveen para el sistema inmune. Una cantidad inadecuada de carbohidratos, grasas o proteínas en la dieta es considerado como mala alimentación y puede generar problemas de salud.

Micronutrientes

La buena nutrición involucra la ingesta adecuada de micronutrientes como por ejemplo las vitaminas, minerales, antioxidantes y fibras. Estos nutrientes se necesitan en menores cantidades que los macronutrientes pero son esenciales para la buena salud. Comer variedades de frutas frescas y vegetales, granos enteros, lácteos, proteínas magras y nueces puede ayudarte a completar las necesidades diarias de estos nutrientes. La mala alimentación que viene de no comer diferentes alimentos completos puede llevar a deficiencias de micronutrientes como por ejemplo hierro, vitamina A, folato y zinc.Según el Centers For Disease Control and Prevention, la falta de estos nutrientes pueden producir con el tiempo; anemia, problemas de visión, defectos de nacimiento y hasta comprometen el sistema inmunológico.

Evitar la mala alimentación

Una dieta poco balanceada o pobre puede contener mucho de ciertos nutrientes y muy poco de otros. Por ejemplo, una dieta rica en productos refinados, como por ejemplo la comida chatarra, postres, dulces y sodas contiene un gran exceso de azúcar, grasa, sodio y calorías. Los ingredientes artificiales como el jarabe de maíz con fructosa, aceites parcialmente hidrogenados, estabilizadores, grasas, saborizantes y colorantes también empobrecen la dieta. Evita tanto como puedas la comida de paquete y procesada para poder así obtener la mayoría de los nutrientes y mejorar tu nutrición en general.

Consejos para una buena alimentación

Puedes mejorar tu nutrición siguiendo los consejos para una dieta sana. ChooseMyPlate.gov dice que una dieta balanceada de 2000 calorías por día contiene 6 onzas de granos, 2.5 tazas de vegetales, 2 tazas de fruta, 3 tazas de lácteos, 5.5 onzas de proteína y 6 cucharadas de aceite. El Institute of Medicine sugiere que un adulto sano consume de 45 a 65 por ciento de las calorías totales de los carbohidratos, de 20 a 35 por ciento de calorías de grasa y 10 a 35 por ciento de calorías de las proteínas. Los hombres deberían consumir de 30 a 38 gramos de fibra por día, las mujeres deberían consumir 21 a 25 gramos por día.

Más galerías de fotos



Escrito por erica kannall | Traducido por liz mancilla