Buena alabanza contra mala alabanza para los niños

Los padres ofrecen alabanza a sus hijos para celebrar los logros, fomentar la autoestima y aumentar la confianza positiva. Según un artículo publicado en la página web Scholastic, ofrecer elogios efectivos es una forma de arte. Sin embargo por muy bien intencionados que sean algunas formas de alabanza, pueden ser contraproducentes y hacer que un niño se sienta desmotivado en lugar de animarlo. Al aprender las diferencias entre las alabanzas buenas y las malas, las palabras de los padres pueden ser más eficaces.

Comentarios vacíos


Los comentarios vacíos como "buen trabajo" o "vas por buen camino" pueden ser de poca ayuda para un niño, ya que no especifican la forma en lo que hizo bien o porqué está recibiendo los elogios.

Los comentarios vacíos como "buen trabajo" o "vas por buen camino" pueden ser de poca ayuda para un niño, ya que no especifican la forma en lo que hizo bien o porqué está recibiendo los elogios. Un artículo del "Daily Mail" de enero del año 2013 nos comparte que esas frases pueden expresar indiferencia a los pensamientos o sentimientos de un niño. Estos comentarios también pueden hacer que el niño se sienta como si sus padres tienen expectativas falsas de él, que son difíciles de cumplir. Escritor de educación y conferenciante Alfie Kohn sugiere que los comentarios vacíos que se ofrecen como alabanzas por los padres son manipuladores y perjudiciales si se usan para promover un comportamiento en un niño.

Poniendo muy bajas expectativas


Cuando un padre alaba a un niño en respuesta a una calificación mediocre en una tarjeta de calificaciones o por llegar en el puesto 16 en una competición, se puede enviar el mensaje de que no tiene grandes expectativas del niño o que el niño no tiene que poner mucho esfuerzo en tener éxito.

Cuando un padre alaba a un niño en respuesta a una calificación mediocre en una tarjeta de calificaciones o por llegar en el puesto 16 en una competición, se puede enviar el mensaje de que no tiene grandes expectativas del niño o que el niño no tiene que poner mucho esfuerzo en tener éxito. Scholastic alienta a los adultos a que sean honestos sobre el fracaso en lugar de ignorarlo. Cuando un padre es honesto acerca de los errores y defectos de un niño en una manera que sea objetiva y sin prejuicios, un niño se entera de que él tiene el control sobre su éxito y logros futuros.

La alabanza enfocada a la capacidad


Algunas de las formas más dañinas de alabanza que los padres pueden expresar son aquellas que están enfocadas a la capacidad, como "Eres muy inteligente" o "Eres muy talentoso".

Algunas de las formas más dañinas de alabanza que los padres pueden expresar son aquellas que están enfocadas a la capacidad, como "Eres muy inteligente" o "Eres muy talentoso". El sitio web The Parenting Science sostiene que alabar la capacidad puede animar al niño a verse bien, pero no para aprender más o esforzarse más. También puede hacer que un niño se sienta como si los adultos sólo lo valoran por su inteligencia o talentos. De acuerdo con un artículo de febrero del año 2007 de ABCnews.com, los niños que reciben elogios en forma de comentarios enfocados a la capacidad son los tienen menos probabilidades de esforzarse para hacerlo mejor, tomar riesgos saludables o aceptar desafíos. Estos niños también son más sensibles al fracaso o a la percepción del fracaso.

Alabanza centrada en esfuerzo


Cuando los padres ofrecen alabanza enfocada al esfuerzo, o el elogio proceso, hacen comentarios como: "Tú debes haber trabajado duro" o "Tu práctica ha dado sus frutos".

Cuando los padres ofrecen alabanza enfocada al esfuerzo, o al proceso, hacen comentarios como: "Tú debes haber trabajado duro" o "Tu práctica ha dado sus frutos". El artículo de ABC revisa un estudio que examinó los grupos de niños que recibieron elogios centrados en capacidad y alabanzas centradas en esfuerzo después de haber realizado una prueba de inteligencia. Cuando se les da la opción, los niños que recibieron alabanzas enfocadas al esfuerzo estaban más dispuestos a enfrentar una prueba más difícil que el otro grupo y recibieron puntajes más altos en la prueba más difícil. Los investigadores explican que los niños que reciben los elogios proceso les va mejor que los que no lo hacen porque hacen el esfuerzo para tener éxito y no se basan simplemente en sus capacidades. Los niños que reciben alabanzas enfocadas al esfuerzo sienten más animados a desempeñar mejor y tener éxito debido a las recompensas intrínsecas que viene con un trabajo bien hecho.

Más galerías de fotos



Escrito por flora richards-gustafson | Traducido por adrian tobon