Cómo ser un buen padre para tu hija adolescente

Las chicas adolescentes pueden ser felices un minuto y miserables el siguiente. No es poco común que algunos padres encuentren difícil de notar que son buenos padres cuando sus hijas adolescentes parecen difíciles de comprender. Sin embargo, los padres deberían recordar que incluso cuando sus hijas parezcan interesadas en cualquier cosa excepto el padre, todavía son una parte vital de sus vidas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Recuerda que tu hija es un poco diferente que un hijo en términos de hablar sus rasgos de personalidad y relacionándose contigo. De acuerdo a un artículo de 2011 de Psychologytoday.com, los padres tienden a encontrar más fácil la comunicación con sus hijos porque "reaccionan antes los hijos como réplicas de sí mismos; pueden recordar cómo era ser niños e imaginar a sus hijos creciendo para ser convertirse en ellos". Es importante que hagas un esfuerzo para comunicar el mismo mensaje a tus hijas a medida que crecen.

  2. Camina en los zapatos de tu hija, aconseja KidsHealth. Recuerda cómo era ser adolescente y ten un poco de empatía por tu hija. Cuando te pares en sus zapatos e intentes entender lo que implica intentar complacerte a ti, a sus amigas, a sí misma y a sus educadores, puede que entiendas por qué ella es como es y lo que necesita de ti.

  3. Crea expectativas y consecuencias para tu hija, aconseja KidsHealth. Puede que no te haga sentir la persona más querida para ella cuando le digas que su toque de queda comienza a una determinada hora y que perderá sus privilegios si no acata ese toque de queda, pero eso te hará un buen padre. Ser un buen padre significa mantener a tu hija a salvo, amada y sana. Establecer reglas y límites, y tener expectativas razonables para ella es lo que te hace un buen padre.

  4. Sé un modelo de respeto para tu hija adolescente, aconseja la psicóloga clínica Laura Markham, escribiendo en Ahaparenting.com. Cuando quieres remarcar el modelo de tratar con respeto a tu hija, a tu esposa, a otros niños y a todo el mundo con respeto, estás instalando el mismo valor en tu hija. Respetarla y enseñarle a respetar a otros la ayudará a respetarse a sí misma, lo que causará que tome mejores decisiones y posiblemente la ayude a triunfar en la vida. El respeto es una habilidad de vida que usará durante sus años de adolescente y como adulta.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por lautaro rubertone