El brócoli y la indigestión

Los alimentos como el brócoli pueden causar indigestión o hacer que una indigestión empeore. El brócoli puede causar gases, hinchazón y eructos. El brócoli contiene muchos nutrientes como las vitaminas A y C, calcio, hierro y proteínas. Una taza de brócoli contiene aproximadamente 6 g de hidratos de carbono. Eso puede no parecer mucho pero en comparación con las grasas y las proteínas, el contenido de carbohidratos de brócoli es de alrededor de 71 por ciento. Los alimentos ricos en carbohidratos tienden a causar indigestión.

La digestión

Tu cuerpo no descompone todos los alimentos que comes. Según el National Digestive Diseases Information Clearinghouse ciertos alimentos, como el brócoli, el coliflor y la col, no pueden ser descompuestos completamente durante la digestión. Los alimentos con mucha fibra o con fibra no soluble no se descomponen por completo durante el proceso de digestión. Esto puede conducir a la indigestión. Los síntomas de indigestión incluyen las náuseas, los eructos, el dolor abdominal, la acidez estomacal y el exceso de gas.

Los carbohidratos

Algunos alimentos tienen un alto contenido de hidratos de carbono por esto puede ser difícil que tu cuerpo los digiera. Los alimentos con alto contenido de hidratos de carbono también pueden causar gases, eructos, distensión abdominal y dolor debido al gas. El brócoli, el repollo, el coliflor, los frijoles y las gaseosas suelen causar indigestión. Otros alimentos que pueden causar indigestión debido a su contenido de hidratos de carbono incluyen las coles de bruselas, los caramelos duros, la lechuga y algunas frutas, como los duraznos y las peras.

El exceso de gas

Además de causar la indigestión, el brócoli puede producir cantidades excesivas de gas, dependiendo de cuánto se ha consumido y la sensibilidad de tu cuerpo. Puedes experimentar dolores por gases, hinchazón abdominal severo y náusea. El adulto promedio produce típicamente de 1 a 4 cuartos de gas al día. El brócoli puede aumentar significativamente este número, de acuerdo con el NDDIC.

El tratamiento

Un viaje a tu farmacia local te ayudará a encontrar múltiples antiácidos de venta libre para ayudar a aliviar la indigestión y el gas. Ellos suelen estar disponibles, ya sea en comprimidos o medicamentos líquidos. Si experimenta indigestión frecuente, evitar el consumo de alimentos que lo pueden provocar como el brócoli. Si todavía sufres de indigestión después de ajustar tu dieta, habla con tu médico. Puede que no sea seguro que consumas grandes cantidades de antiácidos en forma regular ya que te podría crear un problema de salud más grave, como reflujo de ácido o una enfermedad por reflujo gastroesofágico, también conocido como GED. Si el gas y la hinchazón también te preocupan compra gotas para reducir los gases que te van a ayudar a aliviar los síntomas.

Más galerías de fotos



Escrito por derek buckner | Traducido por jose fortunato