Bocadillos saludables para niños pequeños antes de ir a dormir

El estómago de tu niño es pequeño, y es normal que coma con frecuencia durante el día. Si tiene hambre una hora después de la cena, un pequeño bocadillo antes de acostarse puede ayudarle a dormir mejor y despertar con menos hambre por la mañana. Así como planeas bocadillos saludables para la mañana y la tarde para tu hijo, ten a mano una selección de aperitivos saludables para dormir cuando necesite comer un poco antes de acostarse.

Concéntrate en la nutrición


Asegúrate de que los bocadillos antes de dormir sean saludables.

Los bocadillos saludables para dormir te ofrecen otra oportunidad para darle a tu niño alimentos saludables. Tu hijo puede comer sólo una pequeña cantidad en las comidas regulares y las meriendas son una manera de darle suficientes calorías y la nutrición adecuada. Los niños pequeños generalmente necesitan entre 1,000 y 1,200 calorías al día, de acuerdo con KidsHealth. Si notas que tu hijo no ha recibido la cantidad de calcio en un día en particular, o no termina su yogur en el almuerzo, una merienda después de la cena puede ayudar a completar lo necesario. Tu hijo puede ser más propenso a sentarse y comer un pequeño aperitivo saludable cuando está cansado y casi listo para ir a la cama.

Cálmalo


Los carbohidratos saludables pueden ayudar a tu hijo a calmarse antes de ir a dormir.

Los alimentos ricos en carbohidratos que contienen triptófano químico que induce el sueño natural puede ayudar a tu niño a relajarse y calmarse antes de ir a la cama, explica Elizabeth Pantley, autora de "The No-Cry Sleep Solution for Toddlers and Preschoolers". Evita los carbohidratos procesados ​​azucarados, como un plato de cereal con azúcar o galletas dulces. Dele de tres a cinco galletas integrales y una cucharada de puré de garbanzos. Tuesta ligeramente un pedazo de pan de trigo integral y sírvelo solo o con una ligera capa de mantequilla de maní. Otros bocadillos saludables calmantes incluyen una pequeña cantidad de yogurt de queso de soja o un huevo revuelto.

Bocadillos con calcio


Los bocadillos antes de acostarse ricos en calcio pueden ayudar a que tu niño se sienta satisfecho y preparado para dormir.

Los bocadillos antes de dormir ricos en calcio pueden ayudar a tu niño a sentirse satisfecho y preparado para la cama. Una pequeña taza de requesón con bananas cortadas en trozos pequeños, una taza de yogur bajo en azúcar o un vaso de leche son buenas opciones. Corta el queso favorito de tu hijo y sírvelo solo o con un puñado de pequeñas galletas de trigo. Vierte un poco de cereal de grano entero en un tazón pequeño y mézclalo con leche de soja o regular. Si tu hijo todavía está en periodo de lactancia, una sesión de alimentación extra puede servir como una merienda antes de acostarse.

Alimentos a evitar


La cafeína en el chocolate puede dificultar que tu niño se calme antes de irse a dormir.

Ciertos alimentos no son apropiados para un bocadillo para los niños pequeños antes de acostarse, o en cualquier momento. Los cacahuetes, las pasas de uva y las palomitas de maíz son peligros de asfixia. Antes de acostarse, evita darle a tu hijo chocolate, que contiene cafeína, o bocadillos llenos de azúcar, tales como caramelos blandos, helados o galletas. La cafeína en el chocolate puede mantener a tu hijo despierto por la noche y el azúcar puede hacer que sea difícil conciliar el sueño. Dale un bocado sano de 30 a 60 minutos antes de la hora de acostarse para permitir la digestión.

Más galerías de fotos



Escrito por diane lynn | Traducido por sofia loffreda