Bocadillos saludables con hummus

La pasta de garbanzos, aceite de oliva y sésamo o tahini son los ingredientes principales del hummus, una salsa nutritiva del Medio Este. Condimentada con ajo, jugo de limón, comino y pimienta negra, una receta saludable para el hummus es baja en sodio y alta en proteína. No dejes que el contenido de grasa del hummus te desaliente de comer esta comida rica en nutrientes; las grasas a base de plantas en los garbanzos pueden ayudarte a controlar tus niveles de colesterol, de acuerdo con American Heart Association (Asociación Americana Estadounidense). Dos cucharadas de hummus tienen 48 calorías, 2 gramos de proteína, 6 gramos de carbohidratos, 2 gramos de fibra, 1 gramo de grasas saturadas y 106 miligramos de sodio, de acuerdo con Clínica Mayo.

Pan pita caliente con hummus

El hummus complementa el sabor del pan pita, un pan plano del Medio Este. Un bocadillo de hummus sobre unas rebanadas de pan pita integral tostado provee proteína, fibra y carbohidratos complejos. También puedes consumir hummus en galletas integrales o nachos bajos en grasa como una alternativa a las rodajas de queso o salsas de queso. De acuerdo con American Heart Association, las grasas monoinsaturadas en las comidas a base de plantas como los garbanzos pueden ayudarte a bajar tu colesterol mientras que las grasas saturadas en el queso u otros productos lácteos pueden elevar los niveles de colesterol y aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.

Salsa de vegetales alta en proteínas

Para aumentar tu insumo de vegetales frescos y evitar las calorías y las grasas en el aderezo ranch, "Fitness" recomienda que sumerjas las zanahorias bebé, rodajas de calabacín, brócoli, coliflor, guisantes y rodajas de pimiento rojo en hummus. La textura cremosa del hummus se mezcla bien con el crujiente frío de los vegetales crudos. Para una alternativa más dulce, prueba el hummus con rodajas de manzana cruda. Una dieta rica en vegetales y frutas puede protegerte en contra de enfermedades crónicas, elevar tu sistema inmunológico natural y ayudar a manejar tu presión sanguínea, de acuerdo con Centers fo Disease Control and Prevention (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades).

Quesadillas de hummus

Para crear un bocadillo rápido transcultural que combine las comidas nutritivas del Medio Este y mexicanas, esparce una capa fina de hummus sobre la tortilla de harina y luego colócala sobre una sartén caliente y ligeramente engrasada. Cubre la tortilla con rodajas de aguacate y cebolla finamente picada o chiles pimientos rojos o verdes. Dobla la tortilla a la mitad y dora ambos lados y luego córtala en dos o tres triángulos. Un acompañamiento de salsa de tomate agrega vitamina C y potasio extra.

Sándwiches miniatura con hummus

Para reducir las grasas saturadas en tu dieta y mejorar tu salud cardiovascular sustituye la mantequilla, mayonesa y otras salsas que sean altas en grasas saturadas por el hummus. Los sándwiches con hummus, rodajas de pepino, brotes de alfalfa, lechuga romana y tomates sobre un pan integral proveen proteína, fibra, potasio y vitaminas A y C. Corta el pan en cuatro secciones para crear unos sándwiches miniatura o disfrútalos enteros para el almuerzo.

Tallos de apio con hummus

Para crear una variación del bocadillo clásico alto en fibra llena los palitos de apio con hummus en lugar de mantequilla de maní y luego cubre el centro del tallo de apio con una línea de "hormigas" o pasas. Para crear una versión adulta de este bocadillo puedes sustituir las pasas con mitades de aceitunas, alcaparras o almendras.

Más galerías de fotos



Escrito por anne tourney | Traducido por alejandra rojas