Bocadillos con hierro para adolescentes

El hierro es esencial para el cuerpo humano ya que los glóbulos rojos son los que transportan el oxígeno al resto del cuerpo. Sin el hierro suficiente, las personas se sienten débiles, cansadas, lucen pálidas y sufren hematomas fácilmente. El hierro extra es particularmente importante para las niñas adolescentes ya que todavía están creciendo pero pierden hierro cada mes a través de la menstruación. Ellas deberían consumir 15 mg de hierro por día y los niños 11 mg, según el sitio web KidsHealth. Afortunadamente, los bocadillos ricos en hierro son fáciles de agregar a la dieta de un adolescente. De hecho, ¡puedes comprometer a tu hijo con la preparación de algunos de estos alimentos ricos en hierro!

Mezcla de frutos secos

Ya sea que compres una mezcla preparada o tu hijo adolescente la haga, estas mezclas son un excelente bocadillo que aporta hierro. Trata de encontrar o hacer mezclas que incluyan componentes ricos en hierro como damascos (apricots) desecados, semillas de calabaza, pasas de uva, almendras, castañas, cacahuetes, nueces, pecanas, pistachos y semillas de girasol. Pero no dudes en dejar que tu hijo le haga agregados divertidos como dulces, pasas cubiertas con yogur o coco deshidratado.

Huevos duros

El huevo contiene mucho hierro. Y si los hierves con anticipación, se convierten en una comida práctica para llevar que puedes tener guardada en el refrigerador todo el tiempo. Nuevamente, esta es una tarea de cocina que también un adolescente puede realizar.

Un tazón de cereales

Un tazón de cereales fríos y leche es un bocadillo rápido a cualquier hora del día. Muchos cereales para el desayuno están enriquecidos con hierro y otras vitaminas y minerales para ayudar a las personas a cubrir sus requerimiento nutricionales diarios. Busca un cereal con un contenido de azúcar bajo y rico en fibra, preferentemente hecho con cereales integrales.

Hummus

Los garbanzos (chickpeas) son extremadamente ricos en hierro; son una verdadera central energética nutricional. Las semillas de sésamo, también, aportan una potente dosis de este importante mineral. Estos dos ingredientes son los componentes de la pasta originaria de Oriente Medio llamada hummus. Hoy en día, el hummus se vende preparado en prácticos botes en casi todos los supermercados. Úntalo sobre tiras de pimientos rojos y verdes (que también son ricos en hierro) o galletas integrales hechas con harina enriquecida.

Patatas asadas

Hornea las patatas, envuélvelas en papel de aluminio y guárdalas en el refrigerador. Al recalentarlas resultan un bocadillo realmente práctico. También son una buena fuente de hierro. Deja que tu hijo adolescente le agregue las cubiertas que prefiera, pero aliéntalo a probar de agregarle otros alimentos ricos en hierro. Un patata asada cubierta con brócoli y salsa de queso, por ejemplo, brinda una dosis de hierro adicional proveniente del brócoli. Una patata asada cubierta con carne y chili de frijoles brinda una porción extra de hierro proveniente de los estos últimos.

Licuado verde

Si puedes convencer a tu hijo adolescente de comer hortalizas de hojas verdes, tendrás otra fuente de hierro para sumar a su dieta. Una opción es probar con un licuado verde. Diles que son populares entre los levantadores de pesas y los atletas, si es que necesitas otro punto de vista para convencerlo. Y si bien es posible que luzcan muy saludables, el agregado de suficientes frutas los hace también deliciosos. Para hacer un licuado simple mezcla yogur, leche de soja o leche de almendras con coles verdes o kale ralladas más una banana y un par de puñados de arándanos (blueberries) u otra fruta fresca o congelada. Si lo deseas, puedes variar la fruta e incluso puedes agregarle cacao en polvo. Guarda todo en una bolsa con cierre y guárdala en el congelador para que te resulte aún más práctico.

Más galerías de fotos



Escrito por lori a. selke | Traducido por paula santa cruz