Bocadillos sin carbohidratos

Los bocadillos pueden ayudarte a suprimir el hambre cuando estás en una dieta baja en carbohidratos para bajar de peso, sin embargo, ten en cuenta que los bocadillos en sí mismos a menudo son ricos en hidratos de carbono. Los pretzels, galletas, frutas, papas fritas y barras de granola pueden fácilmente tener más de 15 a 50 gramos de carbohidratos por porción. Los aperitivos libres de carbohidratos pueden satisfacer el hambre y proporcionar nutrientes adicionales, sin que te pongan por encima de tus límites de hidratos de carbono.

Las carnes magras y aves de corral pueden evitar el hambre


Carne de res magra.

Puedes convertir las sobras de carne y aves de corral en bocadillos libres de carbohidratos. Elige carne magra o carne molida de res, pechuga de pollo o pechuga de pavo. Si optas por carnes preparadas, elige las que sean bajas en sodio y no contengan nitrato. Unta queso crema sin grasa bajo en sodio sobre rebanadas de pavo, agrega aceitunas en rodajas y luego enrolla las rebanadas y disfruta. O corta un pimiento rojo y rellénalo con carne molida extra magra cocinada con tus condimentos favoritos.

Cuenta con los huevos


Los huevos son un alimento básico de una dieta baja en carbohidratos.

Los huevos pueden convertirse en pilares de una dieta baja en carbohidratos. Estos están libres de carbohidratos y son versátiles, ya que se pueden preparar con anticipación o cocinar de forma rápida a la hora de la merienda. Las claras de huevo no tienen grasa ni colesterol. Las yemas tienen grasa saturada y colesterol, pero también proporcionan nutrientes como la colina, luteína y la vitamina D, una vitamina que ayuda a construir huesos fuertes. Mantén algunos huevos duros en el refrigerador, así los puedes pelar y comer a la hora del bocadillo, o haz un poco de ensalada de huevo con mayonesa sin grasa y mostaza para almacenar en la nevera.

Queso sin galletas


Rebanadas de queso suizo.

Suizo, cheddar, parmesano, brie y otros quesos llenos de grasa tienen menos de 1 gramo de carbohidratos por onza (28 g). El queso es una buena fuente de calcio, que es un mineral esencial para la salud ósea, pero es alto en grasa saturada, que eleva tu nivel de LDL, o colesterol "malo", que a la vez aumenta tu riesgo de una enfermedad cardíaca. Compra cubos de queso bajo o reducido en grasa para una merienda. O bien, haz una merienda más suculenta, manteniendo tus carbohidratos bajo control mediante la adición de verduras. Come un palo de queso bajo en grasa, con palitos de apio o pepinos con queso azul con poca grasa. Por otra parte, agrega algunos frutos secos con tu queso bajo en grasa para alzar los niveles de proteína.

Pescado


Lata de atún.

El pescado está libre de carbohidratos y es bajo en grasas saturadas. Es rico en proteínas y los mariscos también proporcionan ácido eicosapentaenoico, o EPA, y ácido docosohexaenoic, o DHA. Estos son los ácidos grasos omega-3, que pueden reducir tu riesgo de enfermedades del corazón, de acuerdo con la University of Michigan. Mantén latas o bolsas de atún y salmón en casa o en el trabajo para un bocadillo fácil de almacenar y rápido para comer. También puedes hacer una ensalada de atún o salmón con castañas de agua y cebollas verdes en cubitos, o intenta asar a la parrilla pinchos de camarones bañados en salsa teriyaki.

Más galerías de fotos



Escrito por natalie stein | Traducido por mariana nonino