Cómo blanquear pantalones de algodón

Asociada normalmente con las tareas mundanas como el lavado de la ropa la limpieza de la cocina, la lejía regular también puede ser un producto versátil para confeccionar tu propia moda. Puedes usarla de la misma forma en que lo harías para teñir tela, solo que, en lugar de agregar color, la lejía quita el color de la tela. Usa lejía para transformar un pantalón de algodón del que estás aburrida, engalanar un hallazgo en la tienda de segunda mano o salvar pantalones que han sido víctimas (involuntarias) de salpicaduras de lejía. Con un blanqueado intenso, puedes transformar pantalones de algodón de cualquier color en blancos, o experimentar con diseños y estampados en la superficie, con un enfoque más creativo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Lejía
  • Agua oxigenada o producto neutralizador de lejía
  • Tres baldes
  • Guantes de látex
  • Delantal
  • Cuchara de madera vieja
  • Percha de ropa con broches
  • Rociador
  • Chapa de plástico o bolsas de residuos

Instrucciones

    Blanqueado total

  1. Ponte los guantes de látex, ropa vieja y un delantal. Lleva tres baldes y todos tus elementos a una zona bien ventilada, preferentemente afuera o en un garaje.

  2. Llena un balde con agua y el otro con una parte de lejía y cuatro de agua. Llena el tercer balde con una parte de agua y una de agua oxigenada, o una solución neutralizadora, de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Cada balde debe tener la cantidad suficiente de solución para saturar y cubrir por completo los pantalones.

  3. Coloca los pantalones en el balde con la solución blanqueadora y presiona con una cuchara de madera vieja hasta que estén saturados. Deja los pantalones en remojo por 15 minutos a una hora, examinando el color con frecuencia. El tiempo de remojo varía considerablemente dependiendo del color original de los pantalones y la fuerza de la lejía, que varía según la marca.

  4. Retira los pantalones de la solución blanqueadora cuando el color se haya blanqueado a tu gusto. Escurre el exceso de líquido en el balde y pasa los pantalones al balde con agua sola. Muévelos con la cuchara de madera para enjuagar le lejía.

  5. Pasa los pantalones al balde con el agua oxigenada o neutralizador de blanqueado y déjalos en remojo por al menos 15 minutos. Esto detiene los cambios químicos en la tela, causados por la lejía que queda.

  6. Lava los pantalones antes de usarlos.

    Blanqueado ombré

  1. Sujeta los pantalones con una percha de ropa con broches. Prepara los tres baldes de agua, solución blanqueadora y agua oxigenada o solución neutralizante, de la misma forma que para el método de blanqueado total.

  2. Sumerge los pantalones, primero las piernas, en la solución blanqueadora y coloca la percha y la parte superior de los pantalones sobre el borde del balde, de modo que sólo dos tercios de los pantalones queden sumergidos en la solución, por ejemplo hasta media pierna.

  3. Deja los pantalones en remojo por alrededor de 10 a 15 minutos para que el color quede blanqueado de forma parcial, no totalmente. Enjuaga los pantalones en el balde con agua, remójalos en el balde con neutralizante por 15 minutos y enjuágalos con agua sola.

  4. Repite el proceso de blanqueado, pero esta vez sumerge el tercio inferior de los pantalones hasta aproximadamente debajo de las rodillas. Déjalos en remojo en la solución blanqueadora por alrededor de 10 a 15 minutos, enjuaga, remoja en el neutralizador y enjuaga nuevamente.

  5. Lava los pantalones antes de usarlos.

    Blanqueado salpicado

  1. Mezcla una parte de agua y una de lejía en un rociador. Prepara un balde de agua y uno de agua oxigenada o solución neutralizadora.

  2. Coloca los pantalones en el piso. Protege el piso de la lejía con una chapa plástica o bolsas de basura, si fuera necesario.

  3. Rocía los pantalones con la solución del rociador, primero en el frente, luego en la pare de atrás. Puedes rociar la lejía en forma pareja sobre todos los pantalones o hacerlo menos en unas zonas y más en otras, para lograr un efecto jaspeado. No satures la tela o se blanqueará por completo, arruinando el efecto salpicado.

  4. Deja la solución reposar sobre los pantalones por 10 a 15 minutos, o hasta que comiences a ver los efectos y quieras detener el proceso de blanqueado.

  5. Enjuaga los pantalones en el balde con agua, pásalos a la solución neutralizante dejando remojar 15 minutos, y lávalos antes de usarlos.

Consejos y advertencias

  • Antes de realizar la técnica de blanqueado salpicado sobre tus pantalones, prueba los efectos del rociador sobre un retal de tela. Ajusta la boquilla para cambiar el diseño del rociado y prueba hacerlo a diferentes distancias de la tela para ver qué efectos prefieres.
  • Ten en cuenta que el hilo con el que están cosido tus pantalones sea probablemente de fibra sintética, que puede no reaccionar a la lejía de la misma forma que la tela.
  • Otras técnicas de diseño que puedes probar usando lejía, incluyen dibujar los pantalones con un lápiz de lejía, pintar un esténcil con la lejía o hacer teñido anudado con una solución blanqueadora en lugar de tintura.
  • No te saltes el paso de la neutralización. Enjuagar y lavar solamente, puede dejar restos de lejía en la tela, lo que puede dañarla con el tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne thomas | Traducido por maria eugenia gonzalez