Cómo blanquear la gasa

Hecha de nailon, seda o poliéster, la gasa es una tela elegante para usar por la noche o en los vestidos de novia. Cuando no almacenas correctamente esta tela delicada o si se trata de una pieza de época, tal vez esté amarillenta. Muchas prendas de gasa deben ser limpiadas por un profesional. Debes limpiar los vestidos que se pueden lavar con un cuidado adicional.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Cuba de plástico
  • Blanqueador basado en oxígeno
  • Toallas
  • Percha

Instrucciones

  1. Lee la etiqueta de cuidado de la tela. Si se sugiere la limpieza en seco, lleva la prenda a que la limpie un profesional. Hazle notar qué zonas deben ser blanqueadas o limpiadas.

  2. Para las prendas que se pueden lavar, llena una pileta, una cuba de plástico o una tina de baño limpia hasta la mitad con agua fría y una tapa llena de blanqueador a base de oxígeno. Este tipo de blanqueador es más suave que el blanqueador líquido de cloro. Realiza una prueba en una pequeña sección de la prenda para asegurarte de que el tratamiento con lejía no dañará la tela.

  3. Sumerge la prenda en agua y déjala en remojo durante una hora. Para lograr un blanco más brillante, deberás remojar la prenda varias veces.

  4. Escurre el agua de la tela retorciéndola ligeramente, pero no lo hagas con fuerza o aplastes la gasa.

  5. Extiende la prenda sobre una toalla y envuélvela con la misma para que absorba el líquido.

  6. Cuelga la prensa o extiéndela para que se seque.

Consejos y advertencias

  • No le apliques vapor a la tela de gasa.

Más galerías de fotos



Escrito por mimi bullock | Traducido por alejandra prego