Cómo conseguir uñas blancas

Si usas esmalte de uñas todos los días, es posible que hayas notado que tus uñas están manchadas regularmente de un color amarillo. Si prefieres no tener que cubrir con esmalte continuamente el color amarillo, existen numerosos tratamientos caseros de bajo costo que puedes hacer, para blanquear tus uñas. Elige un método para desmanchar las uñas en tu hogar que te haga sentir cómoda para repetirlo con frecuencia, y recuerda mantener un amplio suministro de ingredientes a la mano, con el fin de asegurarte de que siempre tendrás lo que necesitas para mantener tus uñas limpias y saludables.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Limones
  • Aceite esencial de limón
  • Bicarbonato de sodio
  • Peróxido de hidrógeno
  • Hisopos o bolas de algodón
  • Tabletas de limpieza para las prótesis
  • Pasta dentífrica
  • Cepillo para las uñas
  • Lápiz blanco para las uñas
  • Base de esmalte de uñas transparente

Instrucciones

  1. Usa limón para blanquear tus uñas.

    Utiliza jugo de limón para eliminar las impurezas profundamente arraigadas y la decoloración de las uñas, recomienda Loreal Paris USA. Pule ligeramente tus uñas para eliminar la decoloración de la superficie. Exprime aproximadamente 4 cucharaditas de jugo de limón fresco en un recipiente pequeño. Sumerge las uñas en el jugo durante unos cinco minutos y enjuágalas con agua tibia. Alternativamente, frota rodajas de limón fresco directamente sobre y debajo de cada uña. Déjalas reposar durante cinco minutos y luego enjuágalas con agua tibia. También puedes utilizar aceite esencial de limón para blanquearlas. Vierte aproximadamente 2 oz de aceite esencial de limón en un recipiente poco profundo. Sumerge las uñas en el tazón y déjalas reposar durante unos 10 minutos. Enjuágalas con agua tibia. Repite el tratamiento de blanqueamiento de uñas con limón dos a tres veces por semana.

  2. Desmancha tus uñas con bicarbonato de sodio.

    Usa una solución blanqueadora sencilla para desmanchar las uñas, dice el experto en uñas Fran Manos en Marie Claire. Mezcla 2 1/2 cucharadas de bicarbonato de sodio con 1 cucharada de peróxido de hidrógeno hasta formar una pasta. Usa un hisopo o bola de algodón para aplicar la mezcla en la punta de cada uña. Déjala actuar durante tres minutos y enjuágalas con agua tibia. Repite de cada seis a ocho semanas.

  3. Las tabletas de limpieza de las prótesis dentales son útiles para blanquear tus uñas.

    Disuelve una a dos tabletas de limpieza de prótesis dental en 1 taza de agua, también sugiere Manos. Sumerge las uñas en la solución durante 15 minutos y enjuágalas con agua tibia. Repite tres veces por semana.

  4. Usa pasta dental para desmanchar tus uñas.

    Usa pasta de dientes para blanquear las uñas. Aplica una pequeña cantidad de pasta dental y usa un cepillo suave para frotar la pasta sobre las uñas. Déjala reposar durante unos cinco minutos y enjuágalas con agua tibia. Repite de dos a tres veces por semana.

  5. Usa un lápiz de uñas blanco para disimular el amarillo de las uñas.

    Utiliza un lápiz de uñas blanco, disponible en las tiendas de abarrotes y farmacias, para colorear debajo de cada uña, sugiere Loreal Paris USA. Este método dura solamente hasta que el color se desvanece así que repítelo según sea necesario.

  6. Usa una capa protectora entre las uñas y el esmalte de color.

    Utiliza una base de esmalte transparente para añadir una capa protectora entre las uñas y el esmalte de color. Los colorantes de los esmaltes para las uñas pueden hacer que estas se mantengan amarillas después de que el esmalte haya sido retirado.

  7. Deja oxigenar tus uñas sin esmalte por un tiempo.

    Déjate sin esmalte de uñas durante una semana aproximadamente, si ninguno de los remedios caseros para blanquear las uñas funciona después de varias semanas de uso. Es posible que las uñas no consigan el oxígeno que necesitan para mantener su color natural y como consecuencia mantienen un tono amarillo como resultado de la deficiencia de oxígeno.

Más galerías de fotos



Escrito por lynette hingle | Traducido por jane laury