¿Es el bisulfito de sodio perjudicial para la salud?

El bisulfito de sodio, también conocido como sulfito de hidrógeno de sodio, es una sal inorgánica blanca, inodora que se utiliza como un aditivo en ciertos alimentos. En cantidades muy pequeñas, microscópicas, el bisulfito de sodio es relativamente benigno, y la Food and Drug Administration en general, lo reconoce como una sustancia segura. Sin embargo, puede causar fuertes reacciones en algunas personas, y la prohibición de ciertos alimentos, debido a que se procede de vez en cuando una sensibilidad al sulfito en los Estados Unidos.

Fuentes alimenticias

El bisulfito de sodio, junto con su compuesto relacionado, metabisulfito de sodio - es un ingrediente menor que conserva el aroma y sabor de jugo de limón embotellado, manzanas secas, patatas deshidratadas y casi todos los vinos comerciales. Sin embargo, la FDA prohíbe el uso de bisulfito de sodio en las carnes, fuentes alimenticias de vitamina B-1 , y las frutas y verduras, como en las barras de ensalada o de productos frescos en los supermercados. El bisulfito de sodio trabaja liberando gas de dióxido de azufre, que inhibe el crecimiento de bacterias y hongos y previene la decoloración y el deterioro causado por las reacciones químicas comunes.

Seguridad

El bisulfito de sodio es bien tolerado por la mayoría de la gente. No se han encontrado generalmente compuestos basados ​​en el sulfito que causen cáncer o defectos de nacimiento en animales de laboratorio, incluso en concentraciones relativamente altas, según informa University of Florida Institute of Food and Agricultural Sciences, y también han sido negativas las propiedades mutagénicas. Los sulfitos han sido los aditivos alimentarios importantes, al menos desde 1664, y han sido aprobados en los Estados Unidos desde la década de 1800. Han sido considerados seguros históricamente, salvo en aquellos que tienen reacciones.

Sensibilidades

La sensibilidad a los productos químicos a base de sulfito es algo que puede desarrollarse en cualquier momento durante la vida de una persona. El mecanismo exacto no se conoce en la actualidad, pero puede tener algo que ver con una respuesta inmune o una deficiencia en una enzima celular específica. Una reacción alérgica puede ocurrir dentro de 15 a 30 minutos luego de la ingestión del bisulfito de sodio. Aunque por lo general es de naturaleza leve, una reacción puede causar diversos grados de síntomas de dermatología, pulmonares, síntomas gastrointestinales y cardiovasculares, como náuseas, calambres abdominales, diarrea, dificultad para respirar y la hinchazón, la picazón y el enrojecimiento de la piel. A veces la reacción puede ser grave. Sin embargo, la sensibilidad de sulfito es relativamente rara. Las estimaciones van desde un 0,05 por ciento a 1 por ciento de la población, a pesar de que incluye un 5 por ciento de los enfermos de asma. Sin embargo, un estudio de 2001 publicado en "Thorax" encontró que el vino sólo desencadena una reacción de asma en un pequeño número de pacientes asmáticos sensibles al sulfito en condiciones de laboratorio.

Regulación

La Food and Drug Administration regula compuestos a base de sulfito y obliga a las empresas a listar en sus productos el contenido de sulfitos con una concentración de al menos 10 partes por millón, o concentraciones que tengan un efecto funcional. Esta concentración es equivalente a 40 gotas en un barril de 55 galones (208 l) de agua. Sin embargo, a pesar del poco contenido de bisulfito de sodio en los alimentos, puede tener un efecto significativo en las personas con sensibilidad al sulfito. La comprobación de la etiqueta es siempre la parte más importante a la hora de evitar reacciones adversas. Si vas a comprar alimentos sin etiqueta, debes pedirle al gerente de la tienda o mesero que verifique la lista de ingredientes en el embalaje original.

Más galerías de fotos



Escrito por jacobs | Traducido por mariana nonino