¿Puede una bicicleta estática ayudar a bajar la grasa del vientre?

La bicicleta estática, a veces llamada bicicleta estacionaria o reclinada, es una pieza de equipo de ejercicio que te permite simular los efectos de la bicicleta en un pequeño espacio interior. Como la propia bicicleta, el montar una bicicleta estática pertenece a la clase de actividades denominadas ejercicios aeróbicos. Cuando haces ejercicio aeróbico regular, puedes perder grasa que se ha acumulado en tu abdomen.

Lo básico de la bicicleta estática

Cuando haces ejercicio aeróbico regular, quemas calorías y mejoras la capacidad de tu corazón y los pulmones para suministrar oxígeno a tu cuerpo. Además de permitirte realizar ejercicios aeróbicos en un espacio limitado, la bicicleta estática te permite obtener un entrenamiento y reducir al mínimo el estrés relacionado con la actividad de las articulaciones y la espalda. Algunas bicicletas estáticas tienen el mismo diseño básico como una bicicleta con ruedas convencional, mientras que las bicicletas reclinadas o semi-reclinadas potencialmente añaden comodidad a tu ejercicio lo que te permite pedalear en una posición sentada.

Grasa abdominal

La grasa del vientre es un término usado para describir la grasa que se acumula con el tiempo en tu abdomen, conocido comúnmente como panza o estómago. Además de la grasa justo debajo de la superficie de la piel abdominal, puedes tener una cantidad significativa de grasa en los espacios que rodean a los órganos abdominales. La presencia de grandes cantidades de esta grasa más profunda, llamada grasa visceral, está vinculada a un mayor riesgo para una variedad de enfermedades graves, incluyendo la presión arterial alta, la diabetes, las enfermedades del corazón y el cáncer de colon y de mama.

Perdiendo grasa

Puedes perder grasa visceral con relativa rapidez cuando haces ejercicio regularmente, de acuerdo con la University of Alabama at Birmingham Medicine. La actividad aeróbica moderada, como la que se requiere al montar una bicicleta o una bicicleta estática, es un componente clave de un programa de quema de grasa visceral. Para obtener los beneficios de tu actividad, tendrás que andar en bicicleta durante al menos 30 minutos cuatro días a la semana. Para aumentar la capacidad de quemar grasa de tu rutina de ejercicio regular, UAB Medicine recomienda también que involucres levantamiento de pesas, gimnasia o alguna otra forma de entrenamiento de fuerza dos o tres veces a la semana.

Resultados y consideraciones

Con el tiempo, el perder aproximadamente el 10 al 15 por ciento de tu peso corporal total puede ayudarte a perder hasta un 30 por ciento de tus actuales niveles de grasa visceral peligrosa. Si no tienes tiempo para montar una bicicleta fija durante 30 minutos de una vez, puedes dividir tus sesiones en segmentos más pequeños que funcionen mejor para tu horario. Por lo general, para ver los resultados positivos, será necesario que combines la bicicleta estática y otras actividades físicas con una dieta saludable, baja en calorías controladas. Consulta a su médico, así como a un instructor de acondicionamiento físico y nutricionista registrada, para más información.

Más galerías de fotos



Escrito por m. gideon hoyle | Traducido por javier enrique rojahelis busto