¿Puede una bicicleta estacionaria ayudarme a perder peso de mis muslos?

La gente que apenas está iniciándose en el ejercicio suele ver a la bicicleta estacionaria como una opción atractiva para hacer su ejercicio cardiovascular. Puedes permanecer sentado mientras lo haces y las bicicletas reclinadas incluso te permiten recostarte en una cómoda silla. No hay impacto ni estrés para tus articulaciones y debido a que no tienes que sostener tu peso, puede que tardes más tiempo en fatigarte que con otras formas de ejercicio. La bicicleta estacionaria puede ser una valiosa herramienta para la pérdida de peso, pero sólo obtendrás un beneficio si estás dispuesto a invertir tiempo y esfuerzo para lograr tus metas.

No solo en tus muslos

Pierdes peso cuando tu cuerpo quema más calorías de las que consumes y lo pierdes en todo el cuerpo (no solo en la parte que estás trabajando). El ejercicio te ayuda a incrementar el número de calorías que quemas en un día, siempre y cuando no contrarrestes tu entrenamiento completo con un bocadillo de premio alto en calorías. El ejercicio aeróbico, que incluye también al ejercicio en bicicleta es el tipo de entrenamiento número 1 que se puede usar para quemar una gran cantidad de calorías, pero también construirás algo de músculo en tu trasero y piernas primero, si es que apenas te estás iniciando en el ciclismo, conforme tu cuerpo se ajusta a las demandas del deporte. El músculo pesa más que la grasa, así que los números en la báscula no se moverán tanto como quisieras, pero puedes estar seguro de que aún estarás perdiendo grasa.

La intensidad importa

Qué tan duro te entrenes se relacionará directamente con la cantidad de calorías que quemes. Si lo haces a un ritmo tranquilo, mientras hojeas tu revista favorita, sólo quemarás más o menos 177 calorías la hora para una persona de 130 libras, pero el intentar hacerlo a una intensidad moderada quemará 413 calorías por hora. La mayoría de tu entrenamiento deberá realizarse a un ritmo moderado, pero el agregar intervalos de velocidad puede incrementar tu gasto de calorías en general. Un ritmo de muy alta velocidad, pedaleando tan rápido como puedas, puede quemar hasta 739 calorías por hora, así que trata de añadir algunos sprints a tu rutina usual.

El tiempo importa

La cantidad de tiempo que pasas ejercitándote en la bicicleta dictará cuántas calorías quemarás (esa cifra de 739 calorías que mencionábamos es válida sólo para una hora completa de pedaleo a toda velocidad). El subirte a la bicicleta y esforzarte al máximo por 10 minutos definitivamente no quemarán tantas calorías. Los lineamientos aceptados generalmente dicen que debes hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio cardiovascular moderado cinco días a la semana para mantener la salud del corazón, pero de 60 a 90 minutos al día podrían ser necesarios para impulsar la pérdida de peso. Una hora de ejercicio cardiovascular constante es usualmente suficiente para la mayoría de las personas, pero el agregar los intervalos de velocidad puede ayudarte a quemar la misma cantidad de calorías en tan poco tiempo como 30 minutos.

Haz variaciones

El realizar exactamente la misma rutina día tras día puede conducir al aburrimiento y puede también causar que alcances a un estado de "meseta" o estancamiento, debido a que tu cuerpo no siente ya mas al entrenamiento como un reto. Experimenta con diferentes programas en la bicicleta o toma una clase de bicicleta bajo techo. Si el clima lo permite, sal con tu bicicleta a dar una vuelta. Para lograr incluso mejores resultados, intenta un programa de entrenamiento cruzado, combina carrera y natación para someter a tu cuerpo a nuevos retos.

Más galerías de fotos



Escrito por angela brady | Traducido por reyes valdes