Bicicleta y dolor por quiste pilonidal

Un quiste pilonidal es, en ocasiones, un quiste doloroso que casi siempre se encuentra en la parte superior del hueco de las nalgas cerca del coxis. Cuando el quiste, que en general es un surco o bolsillo pequeño, se infecta, causa una importante incomodidad cuando te sientas o haces presión. Para aquellos que les encanta andar en bicicleta o la usan para transporte, un quiste pilonidal significa un obstáculo importante.

Causas

De acuerdo con la Clínica Mayo, los expertos no concuerdan en las causas de los quistes pilonidales. Derivado de las palabras latinas que significan vello y nido un quiste pilonidal siempre involucra un vello enterrado en la piel que está rodeado por un quiste. Se puede causar cuando la presión o la fricción causa pérdida de vello que trabaja y penetra en la piel. Andar en bicicleta, caminar, sentarse durante largos periodos de tiempo, usar ropa ajustada o que haga presión en la piel puede contribuir a la presión del vello en la piel. Una vez que el vello haya penetrado debajo de la superficie de la piel el cuerpo responde como si estuviera invadido por un objeto extraño creando un quiste alrededor del vello. Otra posible explicación es que el movimiento y el estiramiento de las capas profundas de la piel se agitan, se alargan y después rompen el folículo capilar (el foco diminuto parecido a la estructura por la que crece el vello). El ejercicio como andar en bicicleta o montar a caballo puede contribuir al desarrollo de estos quistes. Rara vez los niños nacen con una abolladura o un hoyuelo sacro en la parte superior de las nalgas las cuales se pueden infectar y formar un absceso pilonidal, informa la clínica Mayo. Los quistes pilonidales se dan con más frecuencia en los jóvenes.

Síntomas

A menudo los quistes pilonidales no muestran síntomas, presentándose sólo con un pequeño bulto en la parte superior del hueco de las nalgas. Los síntomas se desarrollan cuando el quiste se infecta. Los síntomas que pueden surgir durante la infección son dolor, enrojecimiento de la piel, hinchazón localizada, drenaje de pus o de sangre, mal olor y vello protuberante en el quiste, informa la clínica Mayo. Un síntoma menos común, pero que también se puede desarrollar es la fiebre. La incomodidad puede interrumpir las actividades rutinarias como sentarse o caminar.

Tratamiento

Los quistes pilonidales desinfectados no causan síntomas aversivos y a menudo se quedan sin tratar, sin embargo, pueden ser difíciles de ignorar. El tratamiento inicial incluye el uso de jabón antibacteriano para que el área afectada y el pliegue de las nalgas se mantengan limpios. Si tienes síntomas consulta a tu médico quien puede prescribir antibióticos para controlar la infección. También puedes usar un hisopo con alcohol varias veces al día para reducir las bacterias y controlar la infección. Si los síntomas persisten o causan demasiada incomodidad tu médico puede realizar una cirugía ambulatoria para drenar o eliminar el quiste.

Andar en bicicleta

Andar en bicicleta puede o no causar más incomodidad dependiendo de la ubicación precisa del quiste y de cómo te sientas en el asiento. La mayoría de la gente por lo general se sienta con la parte ósea en la parte inferior de la bicicleta haciendo presión debajo del área del quiste pilonidal. Si tienes incomodidad al momento de andar en bicicleta, pon atención y evita hacer presión en el quiste. Si éste causa la suficiente incomodidad como para interrumpir tu paseo en bicicleta consulta a tu médico. Es posible que seas buen candidato para el tratamiento de cirugía ambulatoria en el quiste.

Asiento separado

Si quieres evitar que los síntomas del quiste pilonidal se exacerben o si quieres reducir el riesgo a desarrollar más quistes puedes comprar un asiento separado para tu bicicleta que reduzca la presión. Estos asientos como el EasySeat Split Cheek cuentan con muchos cojines y con una separación en la parte media y pueden dar comodidad a aquellas personas que cuentan con quistes pilonidales, hemorroides u otras condiciones que puedan hacer que la incomodidad se alivie con el asiento para bicicleta.

Más galerías de fotos



Escrito por jon williams | Traducido por karen angelica malagon espinosa