Bicarbonato de sodio y olor en los pies

El olor en los pies puede ser muy embarazoso y, para algunos, es un problema grave de salud. Con más de un cuarto de millón de glándulas sudoríparas sólo en los pies, es muy fácil que toda la humedad que estas producen cree las condiciones que conducen al mal olor. La prevención y ciertos remedios caseros simples pueden minimizar la humedad y desterrar a las bacterias que causan el mal olor.

Causas

El olor en los pies es causado por el sudor; el ambiente húmedo permite el rápido crecimiento de bacterias, que es lo que realmente causa el olor inusual que reconocemos como olor en los pies. Los pies tienen más glándulas sudoríparas que cualquier otra parte del cuerpo, con más de 250.000 glándulas que producen tanto como una taza de sudor cada día, de acuerdo con Foot Care Direct. Debido a que los pies también están encerrados dentro de los zapatos la mayoría del día, esto crea un ambiente ideal para que las bacterias proliferen, produciendo mal olor de pies. Además, la ansiedad o el estrés, ciertos medicamentos y los cambios hormonales del cuerpo también pueden causar un aumento en el olor de los pies, de acuerdo con ePodiatry.

Remedios caseros

El bicarbonato de sodio, o bicarbonato de soda, puede equilibrar el pH de los pies, reduciendo el olor producido por las bacterias, de acuerdo al podólogo Suzanne M. Levine, DPM, en el sitio web Mother Nature. Se recomienda disolver una cucharada de bicarbonato de sodio en un cuarto de agua y poner los pies en remojo dos veces por semana durante unos 15 minutos. A pesar de que un baño puede ser eficaz, muchas personas simplemente espolvorean un poco de bicarbonato de sodio directamente en su zapato, lo que permite absorber la humedad causada por las bacterias. Puedes poner también una pizca de polvo en el interior de los calcetines. Prueba remojar los pies en té. El té contiene ácido tánico que puede ayudar a secar los pies y reducir la cantidad de sudor, disminuyendo de ese modo la oportunidad de desarrollo de bacterias y del olor. Prepara un poco de té y sumerge los pies durante unos 30 minutos al día durante una semana.

Prevención

Evita las bacterias y el mal olor severo del pie siguiendo unos pasos sencillos. Practica una buena higiene, lava los pies a fondo, restriégalos con un cepillo suave para eliminar la piel muerta y sécalos con cuidado, especialmente entre los dedos. Usa calcetines de algodón, que son mejores que los materiales sintéticos para permitir que el aire circule alrededor de los pies. Usar sandalias abiertas cuando hace calor también permitirá que tus pies respiren y evitarás el mal olor de pies. Dale a tus zapatos la oportunidad de secarse durante por lo menos 24 horas después de su uso cambiando de par todos los días. Si tienes un problema con el olor de los pies, asegúrate de no evitar los calcetines, ya que éstos absorben el sudor, reduciendo los problemas de olor en los pies. Por último, asegúrate de que estás consumiendo suficiente zinc. Una deficiencia de zinc se ha asociado con los problemas de olor de los pies, de acuerdo con la Health 911.

Problemas graves de olor

Si el bicarbonato, polvos y otros remedios no son efectivos, puede que tengas que ver a un podólogo para tomar nuevas medidas. Un médico puede prescribir cloruro de aluminio o antibióticos, o usar terapias suaves de electrodo, las cuales usan una corriente eléctrica para inhibir las glándulas sudoríparas. En casos extremos, de acuerdo con ePodiatry, un cirujano puede cortar el nervio en el pie que causa la sudoración excesiva.

Advertencia

No uses ningún producto o tratamiento sin antes consultarlo con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por dana green | Traducido por martin santiago