¿Qué beneficis tiene agregar espinacas a los batidos?

El amor por las espinacas enlatadas de Popeye pudo haber aumentado su fuerza, pero no hizo nada para complacer sus papilas gustativas. Combinar espinacas con frutas en un batido no sólo proporciona todos los beneficios y la nutrición de la espinaca cruda sino que además, gracias a su buen sabor, tenderás a beber más este batido saludable con más frecuencia.

Sabor

Los batidos de espinaca proporcionan una cantidad significativa de nutrientes de los vegetales a una bebida de buen sabor. Muchas personas encuentran difícil comer suficientes verduras para tener una nutrición adecuada, debido a su sabor amargo, un problema que no pueden superar. La capacidad de probar alimentos amargos se origina en las diferencias genéticas que originalmente transmitieron la ventaja selectiva de ayudar a los primeros seres humanos a evitar plantas venenosas. Actualmente, estos mismos genes causan que muchas personas eviten consumir alimentos nutritivos, como las espinacas, ya que tienen un sabor amargo. Cubrir este sabor de la espinaca al añadir frutas más ricas y de sabor más dulce como mangos, naranjas, arándanos y manzanas en un batido puede eliminar tu aversión natural y, además, te permite recibir los beneficios nutricionales de los vegetales que serían desagradables si los consumieras de otra manera.

Prevención del cáncer

Añadir espinacas a los batidos aumenta la ingesta de compuestos carotenoides. Los carotenoides de los vegetales de hoja verde pueden reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata, según un artículo de 2001 en el Journal of Nutrition. Los carotenoides no sólo inducen la autodestrucción de las células del cáncer de próstata, sino que también impiden su reproducción. La espinaca también reduce el riesgo de cáncer de ovario, vejiga, hígado y pulmón debido a sus flavonoides, ácido fólico, tocoferol y compuestos de clorofilina.

Salud ósea

Una taza de hojas de espinaca fresca mezclada en un batido proporciona casi el 200 % de la ingesta diaria recomendada de vitamina K. La vitamina K previene la activación de los osteoclastos, una actividad que rompe los huesos. Al mismo tiempo, la vitamina K estimula la actividad osteocalcina, que fija las moléculas de calcio dentro de los huesos. La espinaca también proporciona dos minerales esenciales para fortalecer los huesos: el calcio y el magnesio. También contiene otros nutrientes para fortalecer los huesos, como el manganeso, el cobre, el zinc y el fósforo, los cuales ayudan a fortalecer los huesos y disminuir el riesgo de osteoporosis.

Salud cardiovascular

Mezclar las espinacas en batidos mantiene el corazón saludable. Las espinacas aportan vitamina A y C, antioxidantes que reducen el daño celular causado por los radicales libres en el cuerpo. Estos antioxidantes evitan que el colesterol se oxide, se acumule y se pegue a las paredes de tus vasos sanguíneos, lo que disminuye el riesgo de padecer ataques al corazón o apoplejías. La coenzima Q10, un antioxidante en la espinaca, fortalece los músculos, especialmente el músculo del corazón, lo que previene y trata muchas enfermedades cardiovasculares como la hiperlipidemia, la insuficiencia cardíaca, la hipertensión y las enfermedades coronarias. La espinaca también contiene ácido fólico y magnesio, niveles altos de potasio y niveles bajos de sodio, los cuales disminuyen el riesgo de tener presión arterial alta y enfermedades del corazón.

Crudo versus cocido

Agregar cualquier fruta cítrica a un smoothie que contenga espinaca cruda aumenta la capacidad del cuerpo para absorber muchos de los nutrientes beneficiosos de las espinacas, incluido el hierro. La espinaca cruda contiene proporciones más altas de vitamina C y del antioxidante glutatión que las espinacas cocidas. Si bien la espinaca cruda contiene una cantidad significativa de oxalato --una sustancia que se une al calcio y evita su absorción-- la disminución total de calcio disponible para las personas sanas es relativamente pequeña, y se toma en cuenta en la determinación de los valores de la ingesta diaria recomendada de calcio.

Más galerías de fotos



Escrito por robin wasserman | Traducido por mayra cabrera