Beneficios de la sopa de tomate

Un elemento básico en los mercados de agricultores durante los meses más cálidos, los tomates son cultivados en los Estados unidos desde principios del siglo XIX. La sopa es una forma de disfrutar del rico sabor de los tomates y hace apariciones regulares en muchas dietas estadounidenses. Aunque algunas variedades de sopa de tomate pueden tener un alto contenido de sodio, la sopa ofrece una variedad de beneficios para la salud ya que proporciona fitonutrientes, minerales esenciales y vitaminas.

Licopeno para combatir enfermedades

La sopa de tomate tiene mucha cantidad de licopeno beneficioso, un nutriente de tono rojizo que le da el color a la sopa. El licopeno ofrece una poderosa protección antioxidante, lo que significa que busca y neutraliza las especies reactivas de oxígeno, un tipo de molécula ligada al proceso de envejecimiento. Una dieta rica en licopeno combate las enfermedades crónicas, como convulsiones, según lo informa Harvard Health Publications. A octubre de 2013, no hay una dosis diaria recomendada establecida de licopeno, pero consumir 10 miligramos diarios puede brindar beneficios para la salud, según señala Harvard. Una taza de sopa de tomate contiene una impresionante cantidad de 13.3 miligramos de licopeno.

Cobre y selenio

Toma sopa de tomate y también aumentarás tu consumo de cobre y selenio. El selenio juega un papel importante en la salud reproductiva promoviendo un desarrollo saludable de los espermas, y también nutre tus vasos sanguíneos, músculos y glándula tiroides. Una porción de sopa de tomate contiene 6.2 micro-gramos de selenio, o el 11 por ciento del consumo diario recomendado. El cobre en la sopa de tomate estimula la salud del sistema nervioso y fortalece tus huesos y vasos sanguíneos. Una porción de 1 taza de sopa de tomate proporciona 206 micro-gramos de cobre, o el 23 por ciento del consumo diario recomendado.

Vitaminas A y C

El tomate también es una excelente fuente de vitaminas A y C, dos nutrientes importantes para una buena salud. La vitamina A ayuda a controlar la actividad de los genes. Esto la hace importante para el desarrollo de los tejidos, ya que activa los genes que las células nuevas necesitan para desarrollarse y formar tejido maduro. Cada porción de sopa de tomate contiene 476 unidades internacionales de vitamina A, que es el 16 por ciento del consumo diario recomendado para los hombres y el 20 por ciento para las mujeres. La vitamina C de la sopa de tomate beneficia a tu sistema nervioso, mantiene los tendones y ligamentos saludables y apoya al metabolismo. Una taza de sopa de tomate proporciona 15.6 miligramos de vitamina C, el 21 y 17 por ciento de las dosis diarias recomendadas para mujeres y hombres respectivamente.

Preocupaciones por el sodio

La sopa de tomate tiene una importante desventaja nutricional, su contenido de sodio. Una porción normal de sopa de tomate contiene 471 miligramos de sodio, que es casi un tercio del límite diario recomendado. El sodio aumenta la presión sanguínea, y el consumo regular de una dieta rica en sodio lleva a una elevada presión sanguínea sostenida, que puede dañar tus riñones, corazón y vasos sanguíneos. Cuando sea posible, escoge sopa de tomate con bajo contenido de sodio, que contiene 82 miligramos, o el 5 por ciento del límite diario, por porción.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por maria eugenia gonzalez