Beneficios de las semillas de calabaza

Cuando tallas las calabaza en octubre, en lugar de tirar las semillas, puedes asarlas en el horno para armar un refrigerio nutritivo. Estas pequeñas semillas planas proporcionan gran cantidad de beneficios nutricionales, ya que proporcionan proteína de origen vegetal y una gran cantidad de minerales. Si vas a compra semillas de calabaza en el almacén, mantente alejado de las semillas saladas, ya que pueden añadir exceso de sodio en tu dieta; opta por la variedad tostada simple y seca.

Nutrición general

Una porción de 1 onza (28 g) de semillas de calabaza tostadas, es decir un puñado de semillas, te proporciona aproximadamente 8,5 gramos de proteína; esto representa el 15 % de la ingesta diaria recomendada para hombres y el 18 % recomendado para mujeres. La misma porción contiene poca cantidad de hidratos de carbono, 4 gramos de hecho, y la mitad de esa cantidad proviene de la fibra, un nutriente que respalda la salud digestiva y logra brindar saciedad durante más tiempo. Aunque 1 onza (28 g) de semillas contiene aproximadamente 14,5 gramos de grasa, excepto 2,5 gramos de esa cantidad, el resto son grasas mono y poliinsaturadas, saludables para el corazón. Sin embargo, presta atención a las porciones, ya que esta porción de 1 onza (28 g) también contiene 163 calorías.

Contenido de minerales y vitaminas

Las semillas de calabaza son una fuente excelente de varios minerales, como hierro, potasio, fósforo, magnesio y también zinc, un mineral que contribuye con la función inmune saludable y necesaria para el funcionamiento normal del sentido del gusto y el olfato. Una porción de 1 onza (28 g) de semillas de calabaza proporciona más de 2 mg de zinc, entre un 18 y 22 % de la dosis diaria necesaria para un adulto. Además, estas semillas suministran niacina, o vitamina B3, que contribuye con la circulación. Una porción de 1 onza (28 g) proporciona entre 8 y 9 % de la dosis diarias requeridas para hombres y mujeres, respectivamente.

Más galerías de fotos



Escrito por paula martinac | Traducido por vanesa sedeño