Beneficios saludables de la remolacha

La remolacha (beet) tiene muchas de las características de otros vegetales. Es una fuente libre de grasa de nutrientes e incluso contiene algunas proteínas. Sin embargo, la remolacha tienen un perfil único en hidratos de carbono. Contiene más azúcar que cualquier otro vegetal, pero tienen sólo la mitad de los carbohidratos totales que las verduras con almidón como las papas (potato). Gracias a la menor cantidad de carbohidratos y 3 gramos de fibra, su efecto sobre el azúcar en la sangre es moderado.

Antes de comenzar

Si la remolacha fresca que compraste todavía tienen sus hojas unidas, elimínalas tan pronto como llegues a casa, porque drenan el agua de la remolacha. No tires las hojas; éstas son comestibles como cualquier otra. Elige remolacha fresca que sea más pequeñas de 3 pulgadas de diámetro. Una vez que llegan a 3 pulgadas, están probablemente demasiado grandes y duras. Las remolachas enlatadas retienen la misma fibra, pero sólo la mitad del potasio y ácido fólico que las remolacha fresca. Si compras la remolacha en conserva, busca marcas bajas en sal y enjuaga la remolacha para mantener el nivel de sodio bajo.

Mantenimiento del cuerpo

El folato ayuda a sintetizar las proteínas y el ADN, lo que significa que es esencial para el crecimiento normal de células nuevas. Una deficiencia de ácido fólico puede resultar en anemia, ya que las células rojas de la sangre no pueden madurar correctamente. Consumir suficiente ácido fólico mantiene los niveles de homocisteína en la sangre. Esto es importante porque los altos niveles de homocisteína aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular. Las mujeres que puedan quedar embarazadas necesitan obtener la cantidad recomendada de 400 microgramos al día, ya que el folato previene defectos de nacimiento del cerebro y la médula espinal que pueden ocurrir en las primeras semanas después de la concepción. Una taza de remolachas frescas cocidas suministra 136 microgramos, o un tercio de la cantidad diaria recomendada de ácido fólico.

Estructura de apoyo

El manganeso debe estar disponible antes de que tu cuerpo pueda producir colágeno y una sustancia llamada proteoglicanos. Los proteoglicanos son un componente esencial en los huesos y los cartílagos. El colágeno del tejido conectivo cura las heridas y le da fuerza y ​​apoyo a la piel, los ojos, los tendones y los huesos. A medida que se desarrollan los huesos, el calcio se une a las cadenas de colágeno, que da a los huesos la resistencia para soportar el estrés normal sin quebrarse. Obtendrás el 23 por ciento de tu ingesta diaria recomendada de manganeso por 1 taza de remolachas frescas, cocidas.

Corazón estable

Como un electrolito, el potasio lleva los impulsos eléctricos utilizados para estimular los músculos y los nervios. En tu corazón, el potasio lleva a cabo la tarea de regular los latidos del corazón. También mantiene tu sistema cardiovascular saludable reduciendo la presión arterial. Tanto el potasio como el sodio ayudan a regular la cantidad de agua en tu cuerpo, pero los dos trabajan uno frente al otro. Obtener suficiente potasio en tu dieta puede ayudar a compensar el efecto del sodio sobre la presión arterial. Una porción de 1 taza de remolachas frescas y cocidas contiene 11 por ciento de la cantidad diaria recomendada de potasio.

Tiempo para disfrutar

Las remolachas frescas necesitan de 30 a 60 minutos para cocinarse, dependiendo del tamaño de la remolacha. Después de que están cocidas o asadas​​, sírvelas con un simple chorrito de limón o vinagre balsámico. Para una ensalada, mezcla trozos de remolacha con manzanas (apple) y apio (celery) y adereza con tu vinagreta favorita. Combina setas, semillas de girasol, guisantes (peas) y remolacha cubiertas con un aderezo de yogur y eneldo (dill) fresco.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por enrique alejandro bolaños flores