Los beneficios para la salud de las semillas de sésamo negro

Las semillas de sésamo son tan nutritivas que es posible que no quieras esperar hasta tu próxima visita a la panadería para comer las pocas que están sobre tu bágel. Las semillas de sésamo son una excelente fuente de muchos minerales esenciales, así como una muy buena fuente de vitamina B1 (tiamina) y fibra dietética. Los nutrientes que se encuentran en ellas pueden contribuir a la salud cardiovascular, reducir la inflamación, ayudar a la salud respiratoria, proteger contra el cáncer de colon y la osteoporosis, así como otras condiciones. Dependiendo de la variedad, las semillas de sésamo vienen en muchos colores, incluyendo blanco, amarillo, negro y rojo.

Muchos minerales importantes

Las semillas de sésamo negro son una excelente fuente de magnesio y calcio. Una porción de 1/4 de taza proporciona 126 mg de magnesio, o 32 por ciento del valor diario recomendado (DV) y 351 mg de calcio (35 por ciento del DV). Eso es poco más de lo que se encuentra en una taza de leche, sin embargo, el calcio se encuentra en el casco de las semillas, por lo que estas versiones ofrecen mucho menos calcio. El magnesio y el calcio son importantes minerales esenciales que ayudan a regular la presión sanguínea, reducir la probabilidad de desarrollar la tensión y dolores de cabeza de migraña (provocada por espasmos de los vasos sanguíneos), reducir la aparición de espasmos en las vías respiratorias asmáticas y regular los patrones de sueño, especialmente en mujeres que sufren de alteraciones del sueño inducidas por la menopausia.

Minerales esenciales

Una porción de 1/4 de taza de semillas de sésamo negro proporciona casi 1,5 miligramos (mg), o 74 por ciento de la DV, para el cobre mineral y 2,8 mg (aproximadamente el 19 por ciento de la DV) para el zinc. Estos minerales son necesarios en cantidades muy pequeñas, pero son esenciales para la salud humana. El cobre juega un papel en el proceso anti-inflamatorio que es beneficioso para la reducción de algunas de las características de hinchazón y el dolor de las enfermedades inflamatorias. El cobre también es necesario para activar una enzima necesaria para la construcción de colágeno y elastina, que proporcionan la estructura y la elasticidad de los huesos y las articulaciones. La ingesta dietética baja del zinc mineral (niveles bajos en la sangre circulante) se asocia con un sistema inmunológico deprimido, así como la pérdida de hueso y la disminución de la densidad ósea de la cadera y la columna vertebral. Los alimentos ricos en consumo de zinc, tales como semillas de sésamo negro, reducen el riesgo de sufrir fracturas óseas causadas por la reducción de la densidad ósea (común entre las personas mayores) o la osteoporosis. El consumo óptimo de zinc puede reducir la frecuencia y duración del resfriado común, ya que mantiene el sistema inmunológico saludable.

Los pequeños combatientes del colesterol

Las semillas de sésamo negro ayudan a los niveles de colesterol en suero inferiores (lo que contribuye a la salud cardiovascular) de varias maneras. Contienen dos sustancias únicas conocidas como sesamina y sesamolina. Estas sustancias pertenecen a un grupo de fibras llamadas lignanos (las semillas de lino son otra rica fuente de lignanos). Los lignanos son ricos en fibra y tienen un efecto reductor del colesterol. Las semillas de sésamo negro son ricas en fitoesteroles. Los fitosteroles son compuestos vegetales muy similares en la estructura (química) del colesterol. El consumo de fitoesteroles más dietéticos no sólo disminuye los niveles de colesterol en la sangre, sino que reducen el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Las semillas de sésamo ofrecen el más alto contenido en fitosteroles (400 a 413 mg por cada 100 gramos o 3,5 oz) de todos los frutos secos y semillas.

Más galerías de fotos



Escrito por michele turcotte, ms, rd | Traducido por carlos alberto feruglio