Beneficios para la salud de la natación para tonificar y perder peso

Si estás buscando un ejercicio que sea muy completo y exija un corto período de tiempo, es posible que desee encontrar inmediatamente una piscina cerca de ti. La natación puede ayudar a perder peso, siempre y cuando no empieces a consumir alimentos ricos en calorías para compensar las calorías que vas a perder. Es también una excelente manera de tonificar todos los músculos, incluyendo las piernas, los brazos, la espalda, los hombros, el pecho y el abdomen.

Un gran quemador de calorías

El truco para perder peso está en crear un déficit de calorías, y la natación es de los primeros deportes en la lista de grandes quemadores de calorías. El número que quemas durante una sola sesión puede depender de tu nivel de intensidad, tu edad y tu peso, pero hay algunos promedios a tener en cuenta. Si pesas 155 libras (70 Kg) y nadas mariposa o crawl durante 30 minutos, se queman aproximadamente 409 calorías, de acuerdo con la Escuela de Medicina de Harvard. Si pesas 185 libras (84 Kg), ese número salta a 488 calorías para una sesión de 30 minutos. Eso es aproximadamente lo mismo que quemarías si corres a un ritmo moderadamente vigoroso de 6,7 millas por hora (10,7 Km/h) y más de lo que quema durante otros ejercicios notablemente vigorosos tales como saltar la cuerda, hacer artes marciales o asistir a una clase de aerobics de alto impacto.

Una forma de entrenamiento de fuerza

Cuando se queman calorías y pierdes grasa, el resultado será un cuerpo más delgado que aparecerá más tonificado porque perder esa grasa significa que los músculos que ya tienes serán más visibles. La natación tiene un doble efecto, ya que no sólo es un gran quemador de calorías, sino también una forma de ejercicio de resistencia. El agua ofrece 12 veces más resistencia al movimiento de tus extremidades que el aire, lo que significa que esas vueltas que estás haciendo son una forma de entrenamiento de fuerza también.

Más trucos para tonificación

Si nos atenemos a una rutina constante de nadar por 30 minutos cada vez, de tres a cinco días a la semana, y no comes en exceso, vas a bajar de peso y construir músculo. Sin embargo, puedes conseguir tono aún más rápido si usas tu tiempo en la pileta de forma más estratégica. La variedad es la clave para prevenir la adaptación muscular que conduce a las mesetas. Cambia tu entrenamiento cada pocas semanas, o incluso cada vez que estás en la pileta. En vez de nadar crawl o pecho todo el tiempo, incorporar nuevas formas, como nado lateral, espalda o mariposa. Usa una tabla flotadora para colocar enfoque especial en las piernas un día, y luego utiliza una boya durante la próxima sesión para centrarte en los brazos. Intenta simplemente flotar en el agua.

Beneficios de salud general

La natación, y todos los ejercicios acuáticos, ofrece a las personas con dolor articular una manera de conseguir un entrenamiento beneficioso con menos dolor. Del mismo modo, no tienes que preocuparte de caerte mientras estás en la piscina, algo que podría descarrilar completamente tus esfuerzos para ejercitar. La natación también mejora la capacidad pulmonar, lo que puede hacer que la respiración sea más eficiente, y por lo tanto te ayudará a moverte con mayor facilidad y quemarás más calorías durante el día. Y como con cualquier ejercicio, nadar con regularidad puede ayudar a elevar tu estado de ánimo, ayuda a dormir mejor y ofrece un poco de descanso tranquilo en días de mucho estrés.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole vulcan | Traducido por nicolás altomonte