Beneficios para la salud de los melones

Los melones aportan pocas calorías, sólo 64 por cada porción de una taza de bolas de melón verde (honeydew) y menos calorías en las porciones de melón cantalupo (cantaloupe), casaba o sandía (watermelon). Al mismo tiempo, los melones son ricos en vitaminas y minerales esenciales. Prácticamente no contienen grasas ni grasas saturadas, por lo que son una excelente opción para refrigerios y guarniciones.

Vitamina C

La vitamina C es un antioxidante que desempeña un papel importante en el crecimiento y el mantenimiento de todos los tejidos del cuerpo. Funciona al sanar heridas y reparar cartílagos, huesos y dientes. Los adultos deben ingerir 90 mg por día de vitamina C. Una porción de 1 taza de melón cantalupo aporta 65 mg de vitamina C. Una taza de melón casaba 37 mg de vitamina C y de melón verde 30 mg.

Vitamina A

La vitamina A es importante para la salud de los dientes, la piel, los huesos y las membranas mucosas. Ayuda al sistema de la vista al promover la salud de la retina. La insuficiencia de vitamina A puede provocar un mal funcionamiento del sistema inmune. El melón cantalupo es rico en vitamina A, con más del 25% de la dosis diaria recomendada por porción de una taza.

Potasio

El potasio es un mineral importante en el mantenimiento de la salud cardíaca. Consumir la cantidad adecuada de potasio en la dieta puede bajar la presión arteria y reducir el impacto de los alimentos ricos en sodio. Los adultos deben ingerir 4.700 mg de potasio al día. El melón cantalupo es rico en potasio, con 473 mg por porción de una taza. El melón verde contiene 403 mg por porción y otros melones tienen cantidades inferiores.

Licopeno

El color rojo de la sandía está determinado por el licopeno, un poderoso antioxidante que puede reducir el daño celular. El consumo de licopeno está relacionado con los índices reducidos de ciertos tipos de cáncer y un menor riesgo de experimentar infartos. Una taza y media de sandía cruda contiene aproximadamente 9 a 13 mg de licopeno. La sandía aporta un 40% más de licopeno que una porción de tomates crudos.

Más galerías de fotos



Escrito por amy liddell | Traducido por valeria d'ambrosio