Los beneficios para la salud de las hojas de laurel

La mayoría de las personas saben que las hojas de laurel son una hierba culinaria utilizada para condimentar sopas y estofados, pero también hace siglos que se las utiliza como una hierba medicinal. La efectividad de la hoja de laurel para el tratamiento de muchas enfermedades que originalmente se trataban aún no se ha demostrado, pero la ciencia moderna ha descubierto dos usos sorprendentes que pueden encontrar su lugar en la medicina moderna.

Usos tradicionales

Las hojas de laurel se han utilizado medicinalmente por muchos siglos. Se consumían frescas o secas y como infusiones en agua tibia para el tratamiento interno de una serie de enfermedades. La infusión resultante era un diurético, que incrementaba la micción para remover el exceso de agua del cuerpo, y un emético, para inducir los vómitos. Las hojas de laurel también poseen propiedades astringentes que pueden ayudar a evitar las secreciones debido a las infecciones y a reducir la transpiración excesiva resultante de las enfermedades. La ciencia moderna no ha demostrado su apoyo a ninguno de estos usos tradicionales, pero la tecnología más avanzada ha permitido una investigación más profunda que ha dado lugar a resultados sorprendentes.

Tratamiento de las heridas

Los herbalistas tradicionales sabían que el emplasto o enjuague de hoja de laurel podía ayudar a curar heridas, pero la ciencia moderna descubrió qué tan bien funciona. Un estudio publicado en el 2006 en la revista "BMC Complementary and Alternative Medicine" descubrió que las ratas tratadas con 200 mg de extracto de hoja de laurel por kilogramo de peso corporal experimentaron una sanación acelerada de las heridas en 10 días. Un estudio publicado en el 2011 en la revista "Natural Product Research" descubrió la razón: se determinó que el extracto de hojas de laurel posee propiedades anti-microbianas contra los patógenos más comunes, incluido el estafilococo aureo, estreptococo piógeno, aspergillus fumigatus y los candida albicans.

Diabetes

Un estudio publicado en el 2009 en el "Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition" amplió una investigación previa respecto de los efectos de las hojas de laurel sobre el azúcar en sangre y estudió los efectos en humanos con diabetes tipo 2. Los participantes que recibieron entre 1 a 3 gramos de hojas de laurel de tierra por día durante 30 días experimentaron una reducción en la glucosa, colesterol y triglicéridos en sangre. Dado que la diabetes incrementa el riesgo a sufrir enfermedades cardíacas, el hecho de que las hojas de laurel no solo mejoraron la función de la insulina, sino que simultáneamente mejoraron los marcadores de enfermedades cardíacas, fue un resultado alentador. Es necesario llevar a cabo más estudios, pero los resultados son prometedores.

Advertencias

Existen diversos tipos de plantas que se denominan hojas de laurel, pero la única verdadera hoja de laurel es la Laurus nobilis. No se puede afirmar que las hojas de cualquier otra planta tengan los mismos beneficios para la salud, y algunas pueden ser tóxicas. De acuerdo a Herb Society of America, la Kalmia latifolia es venenosa, a pesar de que está relacionada con y se asemeja a la hoja de laurel. Las hojas del laurel de California, o Umbellularia californica, a veces se venden como "hojas de laurel de California", pero pueden dañar el sistema nervioso central y provocar problemas respiratorios si se las inhala.

Más galerías de fotos



Escrito por angela brady | Traducido por florencia prieto