Beneficios para la salud de la fuerza muscular y la resistencia

Tener músculos fuertes y sanos, puede hacerte sentir orgulloso de tu apariencia y confiado al realizar tareas cotidianas. Además, al realizar ejercicios para desarrollar fuerza y resistencia, probablemente mejorarás tu salud en general e incluso puede ayudar a defenderte de algunas enfermedades peligrosas. El aumento de la masa muscular también contribuye a mantener un peso normal y puede evitar accidentes a los que serías más propenso con músculos débiles.

Incremento de la capacidad

El beneficio más obvio de los músculos fuertes y saludables es la capacidad para realizar las tareas cotidianas por tu cuenta. Con la fuerza viene la autosuficiencia, lo que contribuye a un estilo de vida saludable. Con músculos capaces, puedes abrir tus propios tarros de encurtidos, reorganizar tus muebles cuando quieras cambiar su disposición y llevar pesadas bolsas de comestibles del coche a tu cocina. Los adultos mayores pueden mantener su independencia mediante la construcción de la fuerza muscular, lo que les permitirá vivir solos el mayor tiempo posible sin la ayuda de una enfermera o un cuidador.

Protección de enfermedades crónicas

Cuando aumentas la masa muscular, puedes cambiar la composición de tu cuerpo, creando un menor porcentaje de grasa corporal. Un menor porcentaje de grasa corporal se puede traducir en un menor riesgo de enfermedades crónicas como presión arterial alta, niveles elevados de triglicéridos y colesterol y aumento de los niveles de azúcar en sangre, que puede conducir a la diabetes tipo 2. El American Council on Exercise (Consejo Estadounidense de Ejercicio) informa que las personas que se involucran en el entrenamiento de fuerza son también más capaces de hacer frente a los efectos de la osteoartritis, que a veces causa dolor debilitante. Las actividades de entrenamiento de fuerza incluyen levantamiento de pesas, la utilización de bandas de ejercicio, la práctica de yoga o hacer abdominales (crunches), lagartijas (pushups) y embestidas (lunges).

Control de Peso

La composición del cuerpo también ayuda a determinar tu metabolismo, que es la velocidad a la que quemas calorías. El tejido muscular requiere más energía que el tejido graso menos activo, quemando más calorías durante el día. Cuando quemas más calorías, puedes comer más sin aumentar de peso o perder peso más rápido con una dieta baja en calorías. De acuerdo con los Centers for Disease Control and Prevention o CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), puedes aumentar tu metabolismo hasta en un 15% sólo con la construcción de músculo.

Prevención de accidentes

Músculos fuertes y capaces proporcionan una mejor estabilidad, reduciendo el riesgo de accidentes. Por ejemplo, será menos probable que caigas al caminar o al hacer otras actividades físicas. Esto puede beneficiar significativamente a los adultos mayores, que pueden correr el riesgo de fracturas peligrosas al caer. Los CDC informan que la realización de ejercicios de entrenamiento de fuerza mejora la flexibilidad y el equilibrio, además de la fuerza, proporcionando una protección contra accidentes. Habla con tu médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por nina k. | Traducido por tere colín