Beneficios para la piel del aceite de lavanda

Aunque por mucho tiempo se ha empleado por su olor fragante, el aceite de lavanda también tiene una gran cantidad de beneficios para la piel. La botánica esencia de dulce aroma se utilizaba ya en la época romana, cuando se añadía al agua para lavar, calmar y suavizar la piel. En estos días, las propiedades nutritivas y terapéuticas del aceite de lavanda a menudo se aprovechan en algunas soluciones para el cuidado de la piel.

Erradica el acné

En su libro "Milady’s Skin Care and Cosmetic Ingredients Dictionary", Natalia Michalun y M. Varinia Michalun señalan que las pieles grasas y con acné se benefician de los productos con aceite infundido de lavanda que inhiben las bacterias. El ingrediente también funciona como un astringente y ayuda a normalizar la producción de aceite.

Reduce el enrojecimiento

Según "The Skin Care Ingredient Hand Book", de Linda Walker, las propiedades calmantes naturales del aceite de lavanda y su capacidad para reducir la inflamación hacen que sea un eficaz tratamiento para el enrojecimiento y condiciones cutáneas tales como quemaduras, eczema y psoriasis. La piel irritada a causa del estrés se puede calmar con la lavanda, ya que también tiene propiedades relajantes.

Sanador heroico

El papel de la lavanda como un agente de normalización se extiende a las heridas y la piel dañada. De acuerdo con "Milady’s Skin Care and Cosmetic Ingredients Dictionary", la lavanda puede ayudar a estimular el crecimiento de nuevas células y la regeneración. Las autoras del libro añaden que sus beneficios para la piel se pueden observar a corto plazo, ya que el aceite de lavanda se absorbe rápidamente.

Advertencias

Las mujeres embarazadas y que estén amamantando deben evitar el uso del aceite de lavanda, así como las personas con diabetes. El ingrediente natural sólo puede ser usado por vía tópica o por inhalación como aromaterapia, ya que su ingestión puede provocar problemas de salud, incluyendo visión borrosa, vómitos y diarrea.

Más galerías de fotos



Escrito por angela melero | Traducido por patricia a. palma