Beneficios y peligros de la cafeína

La cafeína es el estimulante del sistema nervioso más popular en el mundo, que está en el café, té, muchos refrescos, bebidas energéticas y chocolate. La cafeína también se encuentra en una amplia gama de medicamentos, desde los que no necesitan receta hasta los estimulantes para los remedios del dolor de cabeza y se utiliza mucho para aumentar el estado de alerta y la concentración. Además, estimula la digestión, justificando la tradición del café o del expreso como el final de una comida grande. Investigaciones recientes han revelado más beneficios de la cafeína, pero también está aumentando el conocimiento de los peligros y efectos secundarios del consumo excesivo.

Beneficios más allá de la alerta

Los efectos beneficiosos de la cafeína pueden extenderse más allá del estado de alerta. Un estudio de 10 años a 50.000 mujeres, publicado en 2011 en el "Archives of Internal Medicine" (Archivos de Medicina Interna), demostró que el riesgo de depresión disminuyó con el aumento del consumo de café con cafeína. El Honolulu Heart Program Study (Estudio del Programa del Corazón de Honolulu) demostró que el consumo de cafeína mayor se asoció con un menor riesgo de enfermedad de Parkinson, una enfermedad neurológica progresiva que afecta a las personas mayores. La ingesta de cafeína también se ha asociado con la disminución del riesgo de algunos tipos de cáncer. Por ejemplo, los autores de un artículo de 2011 publicaron en "Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention" (Epidemiología del Cáncer, Biomarcadores y Prevención) informó que las mujeres que bebían cuatro o más tazas de café al día tenían un 25% de menor riesgo de padecer cáncer de endometrio en comparación con aquellas que bebían menos de una taza. Se necesitan más investigaciones para confirmar la posible relación entre el riesgo de cáncer y la cafeína.

Efectos secundarios


La cafeína puede interrumpir el sueño.

La vigilancia creciente causada por la cafeína puede interferir con tu habilidad para dormir y puede conducir a ser menos reparador. Un artículo de 2006 publicado en el "Journal of Sleep Research" (Diario de Investigación del Sueño) señaló que entre un pequeño grupo de participantes del estudio, una dosis extra de cafeína por la tarde interrumpe los patrones de sueño, incluso en los bebedores habituales de café. El consumo de cafeína causa un aumento temporal en la presión arterial en las personas con hipertensión arterial, según una revisión clínica 2011 publicado en el "American Journal of Clinical Nutrition" (Diario estadounidense de Nutrición Clínica). Sin embargo, el consumo regular de café no parece estar asociado con un mayor riesgo de tener una enfermedad cardíaca. La cafeína excesiva también puede causar palpitaciones. Esta sensación de un corazón retumbante es generalmente benigna, pero puede causar problemas para algunas personas.

Fertilidad y embarazo

Se aconseja que las mujeres que tratan de quedarse embarazadas eviten el café. Un alto consumo de café puede aumentar el tiempo para concebir, según lo demostrado por un gran estudio europeo publicado en 1997 en el "American Journal of Epidemiology" (Diario estadounidense de Epidemiología). La cafeína puede ser un colaborador de daño oxidativo celular, que se asocia con la infertilidad y los abortos espontáneos. Las mujeres embarazadas también tardan más en despejar la cafeína y sus efectos desde el cuerpo, que aumenta las posibilidades de padecer sobredosis de cafeína. El American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio estadounidense de Obstetras y Ginecólogos) afirma que el consumo de menos de 200 miligramos de cafeína por día, la cantidad aproximada en una taza de ocho onzas (226 gramos) de café o té, no parecen causar un mayor riesgo de aborto o parto prematuro. Sin embargo, observa ACOG que es claro que el consumo de cafeína durante el embarazo puede afectar el crecimiento del bebé en desarrollo.

Toxicidad de la cafeína

La toxicidad de la cafeína es causada por una sobredosis de cafeína, a través de la sobrecarga crónica o de una dosis superior a 750 miligramos, el equivalente de aproximadamente cinco tazas de café. La toxicidad de la cafeína puede resultar en superar esta cantidad con café u otras bebidas, o de la combinación de medicamentos que contengan cafeína con café, té o bebidas energéticas. Los síntomas de toxicidad incluyen dolor de cabeza, agitación, náuseas y vómitos, diarrea, sensación de latidos extras o un corazón acelerado y dolor en el pecho. Los efectos graves incluyen trastornos del ritmo cardíaco y convulsiones. La sobredosis de cafeína es raramente mortal en adultos, pero es extremadamente peligrosa para los niños y adolescentes.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie draus, nd | Traducido por maria gloria garcia menendez