Beneficios de la pectina

La pectina es un tipo de fibra que se encuentra en todas las paredes celulares de las plantas y los tejidos. Mientras que todos estos alimentos pueden contener pectina, la cantidad y la concentración de esta varía entre las plantas. Las manzanas contienen una cantidad particularmente alta, según informa el sitio web dietaryfiberfood.com, este ingrediente altamente concentrado proporciona muchos beneficios a la salud. La pectina de manzana se encuentra en la piel y en la pulpa de manzanas frescas o también puedes consumirla como suplemento dietético.

Alimentos de fibra soluble

La fibra soluble es aquella que puede dispersarse o difundirse en agua. Por ejemplo, si dejas en agua demasiado tiempo la harina de avena, la cual es una buena fuente de fibra soluble, verás que en el agua se forma un tipo de sustancia gelatinosa. La pectina de manzana es una rica fuente de fibra soluble, que desempeña un papel importante en la prevención y tratamiento de enfermedades. Los colaboradores de American Heart Association reportan que agregar fibra soluble a tu dieta reducirá el riesgo de enfermedades del corazón y puede reducir tus niveles de colesterol malo más de lo que lo podría hacer una dieta baja en grasa. La fibra soluble trabaja para reducir el colesterol, reduciendo la cantidad del mismo que se absorbe en los intestinos, según indica la Clínica Mayo.

Protección contra el síndrome metabólico

El síndrome metabólico es un término que se le da a un grupo de factores de riesgo que contribuyen a las enfermedades cardíaca, como el accidente cerebrovascular y el azúcar en la sangre. Los factores de riesgo, que enumera el National Heart, Lung and Blood Institute son la hipertensión arterial, azúcar en la sangre, niveles altos de triglicéridos, niveles altos de colesterol y una gran circunferencia en la cintura. Los investigadores de la Universidad Complutense en Madrid, España, descubrieron que cuando las ratas, que padecen del equivalente al síndrome metabólico humano, fueron alimentados con dietas que contenían pectina de manzana, experimentaron una reducción en los niveles de azúcar en la sangre, niveles de colesterol, triglicéridos y peso. Una reducción en uno o todos de estos factores contribuirá a una reducción de la presión arterial alta también. El estudio, publicado en la edición de mayo de 2008 del "Journal of Agricultural and Food Chemistry", reconoce como “notables” las diferencias del perfil de colesterol y sugiere que la pectina de manzana se considere un día como un tratamiento para el síndrome metabólico.

Mejora del ambiente intestinal

Un intestino sano contiene bacterias buenas y malas, con la situación óptima es que las buenas bacterias superan en número a las malas. El trabajo de las bacterias intestinales es ayudar a digerir los alimentos, absorber los nutrientes y mantener en jaque a los virus y a las bacterias malas. El 19 de marzo de 2010, el artículo de "Anaerobe" publicó un estudio en el que se monitoreó el contenido bacteriano de la materia fecal al inicio del período de prueba y luego al final. El ensayo incluyó a sujetos que comían dos manzanas al día durante dos semanas. Al final, las pruebas mostraron que el contenido de bacterias malas en la materia fecal se había reducido, mientras que los niveles de bacterias buenas había aumentado. Los investigadores, de Nippon Veterinary and Life Science University en Tokio, concluyeron que el aumento de la ingesta de manzana mejora el ambiente intestinal y que es la pectina de manzana, en particular, la que ayuda a hacer el trabajo.

Más galerías de fotos



Escrito por traci joy | Traducido por xochitl gutierrez cervantes