Beneficios de una máscara de yogur, avena y miel

Por lo general, las máscaras faciales compradas en las tiendas contienen conservantes o químicos. Puedes preparar con facilidad máscaras para el rostro frescas y naturales en casa, utilizando ingredientes básicos de tu alacena. Una de tales máscaras es la que se realiza a base de yogur, avena y miel. Experimenta con las proporciones de cada ingrediente de acuerdo con las necesidades de tu piel, con el fin de lograr la consistencia deseada. Aplica una capa de la mezcla, déjala actuar de 10 a 15 minutos y enjuágala con agua.

Yogur


Utiliza yogur natural cuando sea posible.

El yogur cuenta con efectos blanqueadores y astringentes moderados. El alto contenido de zinc también elimina las manchas y los granitos. Además, reduce el tamaño de los poros y es un humectante natural. Debido a su contenido de ácido láctico, suaviza y tersa la piel. Utiliza una variedad de yogur natural u orgánico, sin esencias o aditivos. Si tienes una piel grasa, usa yogur descremado.

Avena


La avena actúa como emoliente.

La avena actúa como exfoliante natural. Cuando enjuagues la máscara de tu rostro, frota ligeramente la mezcla sobre la piel y permite que la avena elimine con suavidad las células muertas, para revelar una epidermis resplandeciente por debajo. Esta exfoliación también decrece los brotes de acné causados por los poros obstruidos. La avena es hipoalergénica y emoliente. Además, alivia y reduce la picazón en afecciones como eczemas, erupciones de la piel, urticaria y picaduras de insectos.

Miel


La miel es un agente antimicrobiano.

La miel absorbe y retiene la humedad de la piel, dejándola suave, tersa y bien hidratada. Además, posee un moderado efecto blanqueador. Cuanto más oscura sea la miel, más potentes serán sus efectos antioxidantes. Esto sirve para proteger la piel del daño solar, y aún podría ayudar a neutralizar algunos de los efectos de una exposición solar previa. La miel incluso mantiene a las arrugas bajo control, y proporciona una acción benéfica sobre el acné debido a sus propiedades antimicrobianas.

Combinaciones y sustitutos


La palta es un ingrediente adecuado para pieles secas.

Si eres una persona alérgica o sensible a alguno de los ingredientes de esta máscara facial, considera reemplazarlo por otro. Elige el sustituto según tu tipo de piel. Inclusive puedes agregar ingredientes adicionales con el fin de mejorar los efectos de la máscara. La piel grasa se adapta bien a los jugos cítricos o al puré de frutillas; la piel normal responde de buena manera a casi cualquier ingrediente, mientras que la piel seca necesitará sustitutos más cremosos como la palta. Examina tu alacena y el refrigerador para decidir cuál es el ingrediente más adecuado en tu caso.

Más galerías de fotos



Escrito por arie kimbell | Traducido por sofia elvira rienti