Beneficios de la mantequilla de almendras

Hacer los frutos secos parte de tu dieta apoya a tu salud ayudando a tu cuerpo a regular el azúcar en la sangre y a disminuir el riesgo de un ataque al corazón. La University of Massachusetts Medical School destaca a las almendras como uno de los frutos secos que deberían aparecer más frecuentemente en tu dieta. La mantequilla de almendras aporta una buena dosis de almendras. Ofrece beneficios para la salud gracias a su impresionante perfil nutricional, y funciona bien en una variedad de recetas.

Calcio y cobre

Algunos de los beneficios saludables de la mantequilla de almendras vienen del contenido de calcio y hierro. Ambos minerales juegan un rol fundamental en la comunicación celular cerebral y mantienen activo tu sistema nervioso, mientras que el calcio mejora la función muscular y mantiene fuerte tu esqueleto. El cobre te permite producir melanina, la cual es un pigmento que ayuda a proteger tu piel del sol. Dos cucharadas de mantequilla de almendra contienen 111 miligramos de calcio, u once por ciento de la cantidad diaria recomendada, así como 229 microgramos de cobre, o un tercio de la ingesta recomendada.

Vitamina E y magnesio

La mantequilla de almendras también contiene magnesio y vitamina E. Como el calcio, el magnesio contribuye a la salud de tus huesos. Además ayuda a producir energía, así como a sintetizar ácidos grasso necesarios para el almacenamiento de la misma. Una porción de mantequilla de almendras ofrece 89 miligramos de magnesio, lo cual es el 28 por ciento de la cantidad diaria recomendada para mujeres y el 21 por ciento de la de los hombres. La vitamina E mejora la comunicación entre las células, y evita la oxidación lípida de la sangre, que es un proceso vinculado a las enfermedades cardiovasculares. Consumir dos cucharadas de mantequilla de almendra aumenta tu ingesta de vitamina E en 7,8 mg y aporta el 52 por ciendo de tu cantidad diaria recomendada.

Grasas saludables y fibra

La mantequilla de almendras ofrecen beneficios cardiovasculares por su fibra y su contenido graso. Cada porción de mantequilla de almendra contiene 18 g de grasa, formado sobretodo por ácidos grasos. Estas grasas mejoran los niveles de colesterol en sangre para combatir enfermedades cardiovasculares, y también aportan energía. La fibra también beneficia tus niveles de colesterol y seguir una dieta rica en fibra puede reducir tus riesgos de enfermedades coronarias en un tercio, indica Linus Pauling Institute. Una porción de 2 cucharadas de mantequilla de almendras ofrece 3,3 g de fibra, lo cual es el 9 por ciento de la cantidad diaria recomendada para hombres y el 13 por ciento para mujeres.

Trucos para las porciones y consideraciones

Elige mantequilla de almendra natural libre de azúcar, grasas hidrogenadas y otros aditivos. Revisa la etiqueta de nutrición, y busca variedades que indiquen que contienen almendras, o almendras y sal, como únicos ingredientes. Usa la mantequilla de almendras como usas la de cacahuete. Queda bien con tostadas o mezclada con batidos de fruta. Otra opción, es agregar una cucharada de mantequilla en la avena de la mañana para enriquecerla y darle sabor.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por susana lópez millot