Beneficios de la mandioca

La mandioca o yuca es originaria de Brasil y Paraguay y es un alimento básico en toda Indonesia y Tailandia, así como también en partes de África. Sus raíces actúan como una excelente fuente de almidón y, a 330 calorías por taza, la mandioca proporciona la energía que necesitas para impulsar tu estilo de vida activo. Agregar yuca a tu dieta ofrece beneficios para la salud debido a su contenido en vitaminas, minerales y fibra, pero sólo debe comerse después de haber sido cocinada para evitar la exposición a las toxinas.

Fibra

La mandioca es rica en carbohidratos, incluyendo la beneficiosa fibra. El consumo de fibra está vinculado a una serie de beneficios para la salud, como la reducción de la presión arterial, menores niveles de colesterol, un mejor control de tus niveles de azúcar en la sangre y un menor riesgo de obesidad. Cada taza de mandioca, aproximadamente la mitad de una raíz, aumenta tu consumo de fibra en 3,7 gramos. Esto contribuye con un 10 por ciento del consumo de fibra recomendado para los hombres y un 14 por ciento del recomendado para las mujeres por el Instituto de Medicina.

Magnesio y cobre

La yuca también te ayuda a consumir más magnesio y cobre. Una dieta rica en magnesio promueve una vida saludable, reduce la presión arterial y el riesgo de osteoporosis, mientras que una dieta rica en cobre ayuda a mantener saludable la función nerviosa. Una taza de la mandioca contiene 206 microgramos de cobre, o el 23 por ciento del cobre que necesitas cada día, determinado por el Instituto de Medicina. También aumenta la ingesta de manganeso en 0,8 miligramos por porción, más de un tercio de las necesidades diarias para los hombres y 44 por ciento para las mujeres.

Vitamina C y ácido fólico

La vitamina C y el ácido fólico abundantes en la mandioca también aportan beneficios para la salud. Cada taza de mandioca contiene 56 microgramos de ácido fólico, el 14 por ciento de los requerimientos diarios, así como 42 miligramos de vitamina E. Esta cantidad es el 56 y 47 por ciento respectivamente de las recomendaciones de ingesta de vitamina C al día para las mujeres y los hombres, establecidas por el Instituto de Medicina. Incluir más ácido fólico en la dieta te protege contra el cáncer de colon y reduce el riesgo de complicaciones durante el embarazo y una dieta alta en vitamina C protege contra la enfermedad cardiaca coronaria y varios tipos de cáncer.

Consideraciones y consejos de preparación

No comas mandioca cruda, ya que contiene sustancias químicas llamadas glucósidos cianogénicos, que actúan como toxinas. Cocinar la mandioca asada o hervida reduce estos compuestos a niveles seguros. Prepara la mandioca manera similar a como se preparan las patatas. Prueba pelarla y cortarla en trozos y luego asarla, recubierta ligeramente con aceite de oliva. Alternativamente, hierve trozos de mandioca pelada y hazlos puré de modo similar al puré de papas. Si desea agregar más sabor, trata de mezclar el puré de mandioca con ajo asado o puré de zanahorias cocidas para agregar dulzor natural.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por frances criquet