Los Beneficios de Lambrusco para la salud

Lambrusco -un vino tinto italiano con gas- se ganó la reputación de ser una bebida azucarada sin refinar en los años 70 y 80. ¿Recuerdas Riunite? Sin embargo, el rojo brillante ha reaparecido y, como sucede con todos los vinos tintos, beber este vino ofrece muchos beneficios para la salud.

Protege tu corazón

Los polifenoles son antioxidantes en el vino tinto, y son casi tan buenos como la aspirina en la prevención de la formación de coágulos de sangre. La aterosclerosis, el endurecimiento de las arterias debido a la placa de grasa en los vasos sanguíneos, es normalmente la causa de ataques al corazón. La tasa de aterosclerosis disminuyó hasta en un 32 por ciento entre los participantes que bebieron vino tinto con regularidad, según un análisis realizado por la Asociación Americana del Corazón.

Tiene propiedades anti-envejecimiento

Aunque el efecto del vino tinto sobre el envejecimiento ha sido motivo de controversia, un estudio publicado en la revista "Science" (Ciencia) en 2013 confirmó que el resveratrol -uno de los antioxidantes del polifenol que se encuentra en el hollejo de la uva y en el vino tinto- puede ayudar a combatir los efectos negativos del envejecimiento. En el estudio, los investigadores confirmaron que el resveratrol estimula la liberación de SIRT1, un suero que combate las enfermedades y ayuda a mantener controlados los efectos del envejecimiento.

Combate el cáncer

El resveratrol tiene otra ventaja importante: lucha contra el cáncer. Un estudio de la Universidad de Virginia observó que incluso el consumo de un vaso tres o cuatro veces por semana puede combatir las células cancerosas. La razón es que el resveratrol inhibe una proteína que alimenta las células cancerosas. Eso significa que el consumo de vino tinto, como los Lambrusco, esencialmente combate la enfermedad.

La moderación es clave

A pesar de que beber un poco de vino tinto proporciona beneficios para la salud, hacerlo en demasía daña tu hígado y tu corazón. Una porción debe ser de unas 5 onzas, por lo que siempre observa la cantidad que te sirves. Un estudio del periódico "Substance Abuse and Misuse” (Adicciones y Abuso) observó que la mayoría de las personas no son conscientes de la cantidad de vino que consumen, sobre todo cuando se comparte una botella con un grupo. Un factor importante se refiere al tamaño de la copa. Los participantes vertieron un 12 por ciento más, en promedio, en copas anchas que en vasos altos y delgados.

Más galerías de fotos



Escrito por molly rose | Traducido por nieves fragola