Beneficios físicos del ejercicio para los niños

Dado el creciente número de niños con sobrepeso y obesidad, junto con las altas tasas de enfermedades graves en los niños, los padres están interesados ​​en cómo puede ayudar el ejercicio. El ejercicio regular, que puede incluir paseos por la naturaleza, juegos no estructurados, andar en bicicleta, jugar a la mancha o participar en equipos deportivos, beneficia a los niños de forma significativa. Toda la actividad física, incluso las tareas simples del hogar, es beneficiosa.

Peso


Como resultado de tener un peso saludable, un niño es menos propenso a desarrollar enfermedades.

Los niños que hacen ejercicio son más delgados, tienen menos grasa y son menos propensos a tener sobrepeso u obesidad. Los que ya tienen sobrepeso pueden perder esos kilos de más con ejercicio. Como resultado de tener un peso saludable que sea proporcional a la altura y el tipo de cuerpo, un niño es menos propenso a desarrollar enfermedades graves que pueden ser causadas por el sobrepeso.

Huesos y músculos

El ejercicio hace que los huesos de los niños se mantengan fuertes y aumenta su densidad mineral. Tener huesos fuertes es especialmente importante para los niños en crecimiento. Los músculos de los niños también se hacen más fuertes a través del ejercicio. Formar huesos y músculos fuertes hace que los niños tengan más energía y resistencia para manejar cualquier desafío que puede atravesarse.

Enfermedades


Los niños que hacen ejercicio tienen menos probabilidades de desarrollar enfermedades y condiciones crónicas.

Los niños que hacen ejercicio tienen menos probabilidades de desarrollar enfermedades y condiciones crónicas, como la diabetes, las alergias, los desequilibrios de la tiroides, niveles anormales de colesterol, problemas de corazón, problemas respiratorios y problemas ortopédicos. Algunos creen que diversos trastornos mentales infantiles, incluyendo la depresión, la ansiedad y los problemas de atención, son originados al menos en parte por problemas fisiológicos y pueden ser mejorados a través del ejercicio.

Flujo sanguíneo

A medida que los niños ejercitan, fluye más sangre a través de sus cuerpos y a todas las células y tejidos. Esto ayuda a transportar el oxígeno y los nutrientes adecuados para cada zona del cuerpo, lo cual es muy beneficioso para un niño en crecimiento, cuyo cuerpo necesita grandes cantidades de nutrientes. Como resultado de los nutrientes absorbidos, el niño tiene más energía para las actividades físicas.

Desintoxicación

El ejercicio ayuda al cuerpo de un niño a desintoxicarse, ya que mejora el flujo sanguíneo. Esto es especialmente importante dada la cantidad de toxinas que existen en el aire, el agua y los alimentos que los niños consumen, además de los residuos que se desarrollan dentro del cuerpo debido al metabolismo.

Cerebro


El ejercicio ayuda a los niños a dormir mejor.

El ejercicio puede beneficiar el cerebro de un niño de forma significativa. Se estimula la formación de nuevas neuronas y aumenta una sustancia que necesitan las células cerebrales para crecer. Como resultado de estas mejoras, los niños experimentan un mejor desempeño cognitivo y concentración, entre otros beneficios. Los niños que están en mejor estado físico como resultado del ejercicio también tienen tiempos de reacción más rápidos. El ejercicio también ayuda a los niños a dormir mejor, que es otro beneficio relacionado con el cerebro.

Más galerías de fotos



Escrito por judy wilson | Traducido por eliana belen doria