Beneficios de ejercitarse al envejecer

Ejercitarse con regularidad puede mejorar tu salud sin importar tu edad, pero conforme envejeces, quizá notes cambios que disminuyen tu nivel de efectividad. La masa muscular decrece al envejecer, lo que afecta tu equilibrio y hace lento tu metabolismo. Puedes motivarte a hacer ejercicio cuando envejeces para evitar enfermedades crónicas, controlar el exceso de peso y mantenerte activo.

Pérdida de masa muscular

La cantidad de músculo y tejido grasoso cambian con la edad. La grasa corporal puede aumentar un 30%, afectando el tejido muscular, el cual a su vez afecta el sentido del equilibrio; por lo que hacer las actividades físicas, que alguna vez disfrutaste, puede ser complicado. La pérdida de músculo hace lento tu metabolismo porque tu cuerpo utiliza más energía para mantener el tejido muscular que la grasa; como resultado, será más difícil controlar el exceso de peso conforme pasen los años y quizá necesites ejercitarte más.

Nivel de energía

Tu nivel de energía disminuye con la edad, motivándote menos a ejercitarte, pero si lo continúas haciendo, puedes mejorar ese nivel y tu ánimo. El ejercicio regular puede mejorar el estado de tu sistema cardiovascular, lo que ayuda a que circule la sangre más eficientemente y se incremente tu energía durante el día. También evita la depresión y el estrés y te ayuda a dormir mejor, todos estos beneficios te motivarán para mantenerte activo con el paso de los años.

Prevención de enfermedades

Para mantenerte sano a tu edad, necesitas cuidar tu cuerpo, lo que significa hacer cosas para prevenir ciertas enfermedades crónicas. Tu masa de huesos comienza a disminuir cuando cumples 30 años, aumentando el riesgo de padecer enfermedades como la osteoporosis. Si te preocupa esta enfermedad, realiza más ejercicios de resistencia, como correr o jugar tenis. La actividad cardio regular te ayudará a controlar la presión arterial y el colesterol, así como a evitar diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer.

Mantente activo

No importa tu condición física, ánimo o motivación, el ejercicio regular te mantiene activo. Modifica tu rutina de acuerdo a tus necesidades conforme envejeces, por ejemplo, para el equilibrio, practica yoga o tai chi, toma una clase para fortalecer tus huesos o corre a diario para mejorar la condición de tu corazón y tu ánimo. No permitas que la edad te aleje de las actividades que te gustan, y haz ejercicios que se adapten a tu condición física y metas.

Más galerías de fotos



Escrito por lynne sheldon | Traducido por diana i. almeida