Beneficios del ajo y el zinc

El ajo enriquecido en zinc puede tener muchos beneficios saludables, incluyendo el promover la salud digestiva.

El ajo enriquecido en zinc puede tener muchos beneficios saludables, incluyendo el promover la salud digestiva.

El ajo, un picante miembro de la familia del lirio y el mineral traza zinc comparten muchos beneficios terapéuticos saludables. De hecho, el ajo en sí contiene altos niveles de zinc, así como otros minerales traza, como hierro, calcio, manganeso y selenio. Mientras puedas consumir tanto ajo y zinc en forma de suplemento, añadirlos a tu dieta en forma de alimentos integrales puede tener beneficios saludables de mayor alcance. Puedes encontrar zinc en una variedad de carnes, como carne de res, cordero, cerdo, pavo, pollo y salmón, así como en productos lácteos, legumbres y granos enteros. Consulta a tu médico antes de añadir cualquier suplemento de ajo o de zinc en tu dieta regular para evitar reacciones alérgicas u otros efectos secundarios.

Aumentar la inmunidad

Tanto el ajo y el zinc pueden ayudar a fortalecer tu sistema inmunológico, protegiéndote contra todo, desde resfriado y gripe hasta infecciones bacterianas, hongos y levaduras. Shari Lieberman y Nancy Pauling Bruning, en "The Vitamin and Mineral Book: The Definitive Guide to Designing Your Personal Supplement Program", explican que el zinc puede contribuir a la sana producción de anticuerpos, así como el buen funcionamiento de tu bazo, timo y nódulos linfáticos, los cuales contribuyen a proteger a tu cuerpo contra las enfermedades. Del mismo modo, el ajo puede ayudar a tu cuerpo a resistir infecciones por activación de macrófagos, que son células que consumen los gérmenes en el cuerpo. Phyllis A. Balch, en "Prescription for Herbal Healing", dice que el ajo activa una serie de enzimas esenciales que contribuyen a la actividad antibacteriana, antiviral y antifúngica eficaz en su cuerpo.

Defensa de las toxinas

El ajo y el zinc pueden proteger a tu cuerpo de varias maneras contra los efectos de las toxinas ambientales. Lieberman y Bruning explican que el zinc puede ser capaz de proteger el hígado del envenenamiento químico y puede contribuir a la producción de antioxidantes, que son utilizados por el cuerpo para combatir los radicales libres que dañan las células. El zinc también puede ayudar a proteger el cuerpo contra el exceso de exposición al plomo y el cadmio. De manera similar, el ajo puede ayudar a proteger el cuerpo contra la oxidación y los radicales libres. Balch explica que "los compuestos de azufre y el hidrógeno de ajo son potentes quelantes de metales pesados ​​tóxicos, uniendo y retirando los metales a través de las excreciones". El ajo también es compatible con la salud de tu hígado mediante la destrucción de los carcinógenos ambientales, como los que se encuentran en el humo del cigarrillo, la contaminación del aire y moho.

Prevención de enfermedades

Tanto el ajo y el zinc pueden ayudar a prevenir una amplia gama de enfermedades crónicas, incluyendo la ateroesclerosis, la diabetes y el cáncer. Lieberman y Bruning explican que el zinc pueden ayudar a prevenir la diabetes, al tener un papel crítico en la producción de las enzimas necesarias para el metabolismo de la glucosa y pueden ayudar a mejorar los niveles de insulina, protegiendo de este modo al cuerpo contra el desarrollo de la resistencia a la insulina. Del mismo modo, el ajo puede ayudar a proteger al cuerpo contra el desarrollo de enfermedades crónicas. Balch explica que el ajo puede ayudar a tener niveles de azúcar en sangre más bajos asociados con la diabetes, mediante el fomento y la protección de la secreción del cuerpo de la insulina. El ajo también puede ayudar a proteger contra la aterosclerosis y el colesterol alto al disminuir la coagulación de la sangre y contribuye a reducir los niveles de colesterol. El ajo puede incluso ayudar a proteger contra el cáncer de mama, colon, estómago y otros tipos al obstaculizar la formación de tumores y su proliferación.

Más galerías de fotos



Escrito por christine switzer | Traducido por mayra cabrera