Beneficios del yoga restaurativo

El yoga restaurativo es una forma suave de yoga que usa complementos para fomentar un profundo estado de relajación. Apoyando varias partes de tu cuerpo con almohadones, bloques o mantas puedes entregarte plenamente a la posición y relajar cada parte de tu cuerpo. El yoga restaurativo ayuda a aliviar los efectos del estrés crónico y a mover la columna vertebral en todas las direcciones para promover un mayor bienestar. Las posiciones usadas en el yoga restaurativo incluyen flexiones hacia adelante, flexiones hacia atrás, giros y posturas invertidas, que ayudan a revertir los efectos de la gravedad y a retornar los fluidos a la parte superior del cuerpo.

Alivia la depresión

Un estudio realizado en la Wake Forest University School of Medicine en Winston-Salem, Carolina del Norte, descubrió que el yoga restaurativo proporcionó a pacientes con cáncer una mayor sensación de bienestar y una mejor perspectiva de vida. Las pacientes con cáncer que participaron en las clases de yoga restaurativo durante 10 semanas reportaron una disminución del 50% en la depresión, un aumento del 12% en la sensación de paz y sentido, y una mejora significativa en cuanto a la fatiga. "Teniendo en cuenta los altos niveles de estrés y angustia que muchas mujeres experimentan con el cáncer de mama, la oportunidad de experimentar una sensación más pacífica y tranquila en medio de cáncer de mama es un beneficio significativo", informó la fuente de noticias británica Telegraph. Las mujeres que comenzaron el estudio con niveles más bajos de bienestar emocional y más emociones negativas, recibieron más beneficios de las clases de yoga. La universidad también llevó a cabo un estudio similar que incluyó a pacientes con cáncer de ovario, el cual arrojó resultados similares: las participantes mostraron mejoras significativas en la depresión, la ansiedad, la salud mental y la calidad de vida en general.

Resuelve el síndrome metabólico

El yoga restaurativo también puede ayudar a los adultos con sobrepeso y síndrome metabólico, una condición que aumenta el riesgo de diabetes, accidente cerebrovascular y enfermedad cardiovascular. Un estudio, realizado en el Department of General Internal Medicine de la University of California San Francisco, examinó los efectos del yoga restaurativo en 26 adultos poco activos con sobrepeso que mostraban signos de síndrome metabólico, una condición caracterizada por la presión arterial alta, niveles elevados de insulina, niveles anormales de colesterol y exceso de grasa alrededor de la cintura. Los participantes que asistieron a 15 sesiones de yoga que duraban 90 minutos cada una en un período de 10 semanas, demostraron una reducción en la presión arterial, un aumento significativo en los niveles de energía, menores niveles de estrés y una mejora general en el bienestar. Los autores del estudio concluyeron que el yoga restaurativo es una "intervención viable y aceptable" en adultos con sobrepeso y síndrome metabólico.

Mejora la calidad del sueño

El yoga restaurativo también puede mejorar la calidad del sueño y reducir la fatiga, según un estudio realizado en la University of Rochester Medical Center de mayo de 2010, el estudio más grande de su tipo hasta la fecha. En el estudio participaron 410 sobrevivientes del cáncer en etapa temprana, un grupo que a menudo lucha con problemas de sueño y fatiga. La investigadora principal del estudio, la Dra. Karen Mustian, señala que muy pocos programas de tratamiento pueden aliviar estas condiciones en los sobrevivientes del cáncer, y las ayudas del sueño son generalmente ineficaces. Los participantes asistieron a una clase de yoga especializado dos veces por semana, que incorpora ejercicios de respiración, posturas de yoga restaurativo y ejercicios de atención plena. Después de cuatro semanas, informaron que dormían mejor, se sentían menos cansados, y experimentaban una mejor calidad de vida. El grupo de control demostró un mayor uso de las ayudas del sueño, mayor fatiga y menor calidad del sueño.

Más galerías de fotos



Escrito por karen eisenbraun | Traducido por gloria soto