Beneficios del óxido de zinc para la piel

El óxido de zinc es un mineral blanco tipo polvo que se utiliza para la fabricación de plásticos y otros productos textiles. También está presente en algunos cosméticos. Este mineral no es soluble en agua, pero sí se disuelve en medios ácidos. Se lo conoce mejor en Estados Unidos como el principal ingrediente de lociones de protección solar. Cuando se lo aplica tópicamente, el óxido de zinc ofrece varios beneficios importantes para la piel.

Protección UV

Según la doctora Marilynn Syrett, el óxido de zinc es uno de los ingredientes más seguros para proteger la piel de los efectos dañinos de los rayos ultravioleta (UV). Los rayos UV penetran en la piel y dañan el tejido, acelerando el proceso de envejecimiento y deshidratando la piel. Estos rayos además aumentan el riesgo de cáncer de piel. Las pantallas solares que contienen óxido de zinc filtran los rayos UV, evitando que penetren en la piel y que causen daño celular.

Curación de la piel

El óxido de zinc es también efectivo para la curación de la piel. Puede usarse para curar heridas, reducir la molestia asociada a quemaduras de sol y suavizar la piel agrietada. Jonathan Moore, explica que las personas con deficiencia de zinc por lo general presentan tiempos de curación de heridas más lentos. Cuando se aplica óxido de zinc a la zona herida, le aporta al cuerpo el zinc extra que necesita para reparar las células de la piel. El óxido de zinc ayuda a que la zona de la herida se conserve húmeda y limpia.

Astringente

Las lociones y cremas que contienen óxido de zinc son efectivos astringentes para la piel, según comenta el doctor Syrett. Puedes aplicar óxido de zinc para prevenir que se formen aceites en exceso en la superficie. Suele utilizarse como tratamiento contra el acné. Se cree que reduce el aspecto de las manchas y reduce la irritación e inflamación de la piel y a la vez disminuye la cantidad y gravedad de los brotes de acné.

Más galerías de fotos



Escrito por owen pearson | Traducido por eliana caruso