Beneficios del jugo de limón contra el cáncer

El jugo de limón es una popular bebida en Estados Unidos. Además, casi todas las cocinas étnicas usan este jugo para resaltar el sabor y como tiernizante. Aunque el jugo de limón es muy astringente, también es muy refrescante, tiene un contenido alto de vitamina C y contiene compuestos que pueden ayudar a evitar el cáncer.

Vitamina C

Los limones y su jugo, al igual que todos los frutos cítricos, son fuente de vitamina C. Una porción de 50 g de jugo de limón fresco, o casi 1/4 taza, aporta 23 mg de vitamina C, más del 33% del valor diario recomendado (o DV). La vitamina C, al igual que la A y la E, es un antioxidante que ayuda al sistema inmune. Además, ayuda a proteger a las células de los radicales libres, que pueden causar un daño importante. Los radicales libres son átomos cargados que se forman cuando ciertas moléculas interactúan con oxígeno, según el National Cancer Institute. Reaccionan con las membranas células y con el ADN, impidiendo su función. Las células dañadas son el primer paso en el desarrollo del cáncer. Elegir una dieta rica en antioxidantes provenientes de frutos y vegetales es importante para prevenir esta enfermedad.

Limonoides

Los limones y limas contienen compuestos conocidos como limonoides, que ayudan a evitar enfermedades. El cuerpo humano es capaz de absorber fácilmente un limonoide específico de efecto prolongado conocido como limonina, según el US Agricultural Research Service. Tanto los limones como las limas contienen casi la misma cantidad de limonina que de vitamina C. El resultado de un estudio de 2001 en "Nutrition and Cancer" reveló que este compuesto, a una concentración de 100 mcg/mL, era efectivo en inhibir parcialmente el crecimiento de células cancerígenas en ovarios humanos y en inducir la muerte de células de cáncer de pecho. Tres años después, en "Journal of Agricultural and Food Chemistry", investigadores descubrieron tres nuevos limonoides. Dos de estos, obacunona y deoxilimonina, reducen significativamente el número y la carga de tumores inducidos en la cavidad oral en un 25 a 50%.

Marinadas

Aunque asar al aire libre es un método de cocción popular, bajo en grasas y sano para el corazón, tiene ciertos riesgos para la salud. Existen dos tipos de sustancias causantes de cáncer, o carcinogénos, presentes en altas concentraciones en las carnes asadas. Las aminas heterocíclicas se forman cuando el pescado, pollo, res o cerdo son cocidos a altas temperaturas. Los hidrocarbonos aromáticos policiclicos se forman en la superficie de la carne por las llamas y el humo, que se producen cuando el jugo de la misma cae sobre la fuente de calor, según el sitio web Cancer Project. Existen métodos para minimizar la formación de estos compuestos. Uno de estos es marinar las carnes con ingredientes que contengan antioxidantes, especialmente hierbas, vinagres, aceite de oliva, especias y jugos de cítricos, como el limón. Según Purdue University Animal Sciences, esto ayuda a inhibir la formación de carcinógenos en la carne asada.

Más galerías de fotos



Escrito por michele turcotte, ms, rd | Traducido por mariana palma