Beneficios del ejercicio para el corazón y los pulmones

Una dieta saludable es solo una parte de un estilo de vida bien estructurado. La otra parte importante es el ejercicio. El ejercicio le permite a todos los sistemas de tu cuerpo desempeñarse de manera óptima. El ejercicio fortalece y estira tus músculos. El mismo disminuye tu presión sanguínea y el nivel de colesterol HDL, reduciendo el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o apoplejía. El ejercicio reduce el estrés e incluso incrementa tu nivel de confianza, ya que tu salud y apariencia general mejoran.

Beneficios cardíacos

De acuerdo a la American Heart Association, un corazón saludable normal late 100.000 veces cada día y bombea 2.000 galones de sangre rica en oxígeno que fluye a través de tus arterias hacia los órganos, y tejidos del cuerpo. Para cuando llegues a los 70 años, tu corazón habrá latido más de 2.500 millones de veces. El ejercicio fortalece tu corazón, permitiéndole bombear de forma más eficiente y entregarle más oxígeno a tu cuerpo.

Beneficios pulmonares

La función principal de los pulmones es entregar oxígeno y retirar el dióxido de carbono del cuerpo. El ejercicio regular ayuda a que el sistema pulmonar funcione más eficientemente y permite que los pulmones absorban más oxígeno. Incluso las personas que sufren de problemas crónicos en los pulmones pueden beneficiarse de la actividad física regular. El ejercicio fortalece los músculos de las extremidades y mejora la resistencia, lo cual a su vez reduce la dificultad para respirar asociada a las afecciones pulmonares crónicas.

Cuánto ejercicio

La American Heart Association recomienda por lo menos 150 minutos de ejercicio moderado o 75 minutos de ejercicio vigoroso por semana. Esto puede llevarse a cabo mediante incrementos de 30 minutos diarios, cinco veces a la semana. Si recién empezaste a ejercitarte o no lo has hecho en mucho tiempo, comienza con incrementos de 10 a 15 minutos por día y aumenta gradualmente hasta alcanzar los 30 minutos.

Tipos de actividad física

Ninguna actividad está prohibida a menos que tengas una afección médica que limite tu habilidad para realizar ciertos tipos de ejercicio. Haz que tu médico te realice un examen general antes de iniciar cualquier régimen de entrenamiento. Si tienes alguna patología cardiaca o alguna otra condición crónica, tu médico puede diseñar un programa de ejercicio específicamente ajustado a tus necesidades. Cualquier actividad que requiera mover tu cuerpo y quemar calorías es un buen ejercicio, bien sea caminar, subir escaleras, nadar, bailar, realizar senderismo, manejar bicicleta, practicar deportes o utilizar una bicicleta estática. Es más probable que te ciñas al programa de ejercicio si eliges una actividad que disfrutes realizar y puedes hacer que sea más divertida si invitas a un amigo, o familiar a que te acompañe.

Más galerías de fotos



Escrito por connie peete | Traducido por jhonatan saldarriaga