Beneficios del ajo y del jengibre

El ajo y el jengibre son dos hierbas que poseen muchos usos terapéuticos poco conocidos y beneficios para la salud, junto con sus usos más comunes en la cocina. Ambas hierbas han sido estudiadas por su efectividad en combatir infecciones, prevenir el cáncer, reducir la inflamación y en otras aplicaciones varias.

Antiséptico para las heridas

Se piensa que el ajo tiene propiedades anti fúngicas, antivirales y antibacteriales. Puedes aplicarse en la piel para tratar infecciones de hongos como la tiña y el pie de atleta. El University of Maryland Medical Center señala que también se usaba en las heridas durante ambas guerras mundiales para prevenir la infección. Según un estudio del 2010 publicado en el "Journal of Microbiology and Antimicrobials", el ajo probó tener un más alto poder antibacterial que unos antibióticos convencionales contra dos cepas de infección por estafilococo comunes en hospitales.

Usos anti inflamatorios

Se piensa que el ajo y el jengibre tienen propiedades anti inflamatorias. El jengibre a veces se usa para tratar la artritis, una enfermedad caracterizada por la inflamación. Un estudio del 2013 publicado en "Food and Chemical Toxicology” mostró que la alicina, la sustancia activa del ajo, era potencialmente efectiva para tratar la enfermedad inflamatoria crónica.

Cáncer y síntomas relacionados

El National Cancer Institute señala que el ajo puede servir para prevenir el cáncer de varias maneras. Tiene propiedades antibacteriales, el poder para detener la formación de sustancias causantes del cáncer y su habilidad de promover la reparación del ADN. La American Cancer Society señala que los compuestos de azufre de alilo del ajo probablemente juegan el papel más importante en las propiedades anti cancerígenas. El ajo también puede promover la muerte de las células cancerígenas a través de un proceso llamado apoptosis. Aunque el ajo puede ser útil para prevenir el cáncer, los estudios humanos en el ajo no han mostrado que sea útil para tratarlo.

Ayuda para los mareos

El jengibre ha sido usado por largo tiempo por sus propiedades herbarias, las cuales son especialmente útiles para aliviar un malestar estomacal y mareos. Esta hierba ha mostrado ser particularmente efectiva en controlar las náuseas y vómitos en pacientes con cáncer que pasan por tratamiento y en mujeres embarazadas. Se cree que funciona al cambiar los receptores de la serotonina en el tracto digestivo.

Enfermedad cardíaca

El University of Maryland Medical Center señala que el ajo puede ayudar a prevenir la enfermedad cardíaca al bajar la presión arterial y al ralentizar el endurecimiento de las arterias. Según el centro médico, el ajo puede también jugar un papel de un adelgazador de la sangre, lo cual lo hace una herramienta útil en la prevención de ataques cardíacos. Consulta a tu médico antes de considerar usarlo.

Dolor menstrual

El jengibre parece funcionar igual de bien como el ibuprofeno para los dolores menstruales, según un estudio del 2009 publicado en el “Journal of Alternative and Complementary Medicine". El estudio mostró que 250 miligramos de un extracto específico de jengibre tomado cuatro veces al día por tres días al comienzo de la menstruación alivió el dolor hasta por un 62 por ciento en mujeres.

Evitar resfriados

El ajo puede tener la habilidad de ayudar a prevenir el resfriado común, según un estudio del 2001 publicado en "Advances in Therapy". El estudio encontró que durante 12 semanas, los participantes que tomaron una cápsula de un suplemento con alicina estuvieron mucho menos propensos a contraer un resfriado.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por ana maría guevara