Beneficios del ciclismo en los isquiotibiales

El ciclismo es una actividad de bajo impacto que no produce sacudidas en la columna vertebral o las articulaciones como lo hace el correr o saltar. Los ciclistas regulares tienen un menor riesgo de enfermedades cardíacas, presión arterial alta, colesterol y la disminución en el riesgo de apoplejías, diabetes y algunos tipos de cáncer. El ciclismo también fortalece y tonifica los músculos isquiotibiales.

Isquiotibiales

Los isquiotibiales son uno de los tres músculos del muslo posterior y los tendones que se extienden desde la pelvis hasta la rodilla. Son responsables de flexionar la rodilla y de doblar la cadera. Mientras que los ciclistas tienden a sentir que sus cuádriceps trabajan más de los músculos isquiotibiales, éstos desempeñan dos funciones en el pedaleo del ciclista, los cuales a su vez, fortalecen y tonifican los músculos con cada revolución.

Pedaleo

La mitad del pedaleo de un ciclista está dedicado a la producción de energía, mientras que la otra mitad permite la recuperación. La energía se produce cuando los pies del ciclista están a las 12 y 6 en punto. Los isquiotibiales trabajan desde la cadera junto con las pantorrillas, los glúteos y los cuádriceps para producir un fuerte impulso hacia adelante. En la parte posterior del pedaleo, entre las 6 y 12 en punto, los isquiotibiales se enganchan otra vez. Esta vez lo hacen en la rodilla, ayudándola a estabilizarse. Los flexores de la cadera y las pantorrillas también están activos durante la parte de recuperación del pedaleo.

Otros beneficios

El ciclismo tonifica y fortalece tus músculos isquiotibiales, especialmente cuando abordas una subida sentado. Cuando te deslizas hacia atrás en su sillín, involucras a los glúteos y los isquiotibiales, obligándolos a hacerse más fuertes y más poderosos. Los fuertes isquiotibiales que desarrollas a través del ciclismo también ayudarán a estabilizar tu columna y protegerán la zona lumbar contra del dolor, durante el ciclismo y otras actividades. Sin embargo, es importante no sobrecargar tus isquiotibiales durante el ciclismo, lo cual puede conducir a una lesión. Esto puede ser causado por un sillín que esté demasiado lejos o demasiado alto.

Fortalecimiento

Muchos ciclistas se apoyan en sus cuádriceps más que en sus isquiotibiales. Si trabajas activamente para involucrarlos, no sólo aumentarás tu potencia en la bici, sino que también aumentarás la fuerza en estos músculos. Comienza con ejercicios de pedaleo individuales y céntrate en mantener tu centro estable a medida que involucres activamente tus isquiotibiales en la fase de recuperación de la pedaleo. Una vez que aprendas a incorporarlos en tu pedaleo, céntrate en usarlos para generar energía cuando subas una colina, al acelerar rápidamente o cierres con un sprint final.

Más galerías de fotos



Escrito por abby roberts | Traducido por ana karen salgado beltrán