Beneficios del té de cardo mariano

Disfrutar de un té de hierbas y plantas como el cardo mariano o cardo de leche, tanto por placer como por fines medicinales, es una tradición consagrada por el tiempo. El té de cardo mariano se distingue comúnmente por sus beneficios para el hígado, pero también tiene otras aplicaciones. Tanto en el pasado como en los tiempos modernos, beber el té de esta planta se considera seguro, explica el University of Maryland Medical Center; sin embargo, lo mejor es consultar a un médico antes de hacerlo, particularmente si eres alérgico a alguna planta, si estás tomando algún medicamento o si tienes antecedentes de haber sufrido cáncer.

Acerca de la planta de cardo mariano

La planta de cardo mariano, o Silybum marianum, se originó en la región del Mediterráneo, pero ahora se cultiva alrededor del mundo en climas más hospitalarios. El nombre popular de cardo de leche, deriva de la sustancia lechosa que fluye de las hojas cuando son trituradas. El ingrediente activo en esta planta se llama silimarina, que es en realidad una combinación de tres flavonoides -silibinina, silidianina, y silicristina- que son potentes antioxidantes. Se cree que la silimarina es capaz de proteger y reparar las células del hígado, al tiempo que reduce sus problemas de inflamación.

Usos medicinales

Tradicionalmente, el té de cardo mariano se utiliza para tratar los trastornos crónicos del hígado como la cirrosis y la hepatitis crónica, así como los padecimientos de la vesícula biliar, explica el National Center for Complementary and Alternative Medicine. Otras dolencias tratadas de manera tradicional con esta planta, incluyen los niveles altos de colesterol, la diabetes tipo 2, la intoxicación con setas e inclusive algunos tipos de cáncer. El cardo mariano también se utiliza para proteger los riñones, para el tratamiento de trastornos inflamatorios del intestino, para combatir la psoriasis y para mejorar un sistema inmune debilitado, apunta Phyllis Balch, autor de "Prescription for Nutritional Healing" ("Receta para la curación nutricional").

La investigación moderna sobre el cardo mariano

De acuerdo con el University of Maryland Medical Center, las investigaciones realizadas más recientemente sobre los efectos del cardo mariano han arrojado resultados mixtos; particularmente, la investigación que se centró en su acción sobre el hígado. La principal desventaja es que muchos de los estudios han sido demasiado pequeños o no fueron diseñados adecuadamente para ser útiles. Los estudios en animales han encontrado beneficios potenciales en los casos de intoxicación por hongos y en la prevención del cáncer debido a la acción de uno o más de los flavonoides que contiene, pero la investigación aún es limitada. Según la información de MedlinePlus, el extracto de cardo mariano es posiblemente eficaz contra las alergias estacionales, así como contra la acidez estomacal cuando se combina con otras hierbas. La mayoría de los beneficios restantes por los que esta planta se ha popularizado, requieren más investigación para poder generar una conclusión certera.

Preparando el té

El cardo mariano no es soluble en agua, explica la herborista maestra Louise Tenney, autora de "Milk Thistle" ("Cardo Mariano"), así que lo mejor es hacer un té con un extracto líquido a base de alcohol, en lugar de utilizar una planta fresca. Típicamente, los extractos líquidos están hechos con un 70 u 80 por ciento de silimarina, apunta el University of Maryland Medical Center. Las tinturas y cápsulas secas de hierbas también pueden ser mezcladas con agua caliente para preparar un té.

Posibles problemas

Generalmente, el té de cardo mariano es considerado seguro y los efectos secundarios -en la mayoría de los casos, diarrea y un leve malestar estomacal- no suelen ser graves. No bebas té de esta planta si estás embarazada o amamantando y siempre consulta a tu médico antes de tomar esta planta en cualquiera de sus formas si tienes un historial de cáncer, si estás tomando algún medicamento o si padeces alergias a plantas y vegetales.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por pei pei