Los beneficios del calabacino

Un elemento básico que se ofrece en muchos mercados durante los calurosos meses de verano es el calabacino. Este es un tipo de calabaza (squash) de color amarillo o verde. Tiene una textura suave y un sabor ligeramente dulce; sólo contiene 21 calorías por taza, lo que lo convierte en una buena opción para una dieta de calorías controladas. El calabacino despliega un perfil nutricional muy rico, ya que ofrece beneficios para la salud gracias a su contenido de fitonutrientes, vitaminas y minerales.

Vitamina C

El calabacino es una excelente fuente de vitamina C. Esta vitamina es un antioxidante soluble en agua, o sea que se disuelve en los líquidos de tu cuerpo y protege a tus células de radicales libres, que son compuestos que reaccionan en exceso y oxidan tu ADN, los lípidos y las proteínas, lo que causa daño celular. Consumir suficiente vitamina C ayuda en la comunicación celular, ayuda a tu cuerpo a metabolizar el colesterol y mantiene a los tejidos fuertes. Una taza de calabacino picado contiene 22 miligramos de vitamina C, lo que representa el 24% del consumo diario recomendado para un hombre y el 29% para una mujer, según lo establece el Institute of Medicine.

Luteína y zeaxantina

El calabacino contiene luteína y zeaxantina, dos fitonutrientes que pertenecen a la familia de los carotenoides, la misma familia de nutrientes que incluye el beta-caroteno, que contiene vitamina A. La luteína y zeaxantina ayudan a la salud de los ojos. Se encargan de filtrar los rayos de luz cuando entran al ojo, lo que ayuda a evitar que los rayos dañinos lastimen los tejidos oculares. El Institute of Medicine no ha establecido un consumo diario recomendado hasta septiembre de 2013; sin embargo, la American Optometric Association recomienda un consumo de por lo menos 6 miligramos diarios para reducir el riesgo de padecer degeneración de mácula ocular, una enfermedad relacionada con la edad y que puede ocasionar ceguera. Una taza de calabacino picado brinda 2,6 miligramos de luteína y zeaxantina, o sea, 43% de la meta diaria.

Manganeso

Si consumes calabacino también aumentas tu consumo de manganeso, un mineral esencial. Al igual que la vitamina C, el manganeso protege los tejidos contra los dañinos radicales libres. Ayuda a la función de las glucosiltransferasas, una familia de proteínas que contribuye a desarrollar tejido òseo saludable. El manganeso también ayuda a tu cuerpo a producir colágeno, que es esencial para sanar heridas. Cada taza de calabacino picado brinda 0,22 miligramos de manganeso. Esto es el 12% del consumo diario recomendado para mujeres y el 10% para hombres.

Consume más calabacino

El calabacino es tan sabroso crudo como cocido. Corta el calabacino en tiras y añade condimentos saludables, como humus o guacamole. Utiliza un pelador de vegetales para cortar el calabacino a lo largo y añade jugo de limón, aceite de oliva y pimienta para una ensalada fácil y rápida de preparar. Prepara calabacino salteado en sopa de verduras y añade algo de sazón con albahaca (basil) o un toque de menta. También puedes untar tiras de calabacino con aceite de oliva para cocinarlo en la parrilla.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por ricardo frot