Beneficios del aloe vera para el rostro

El aloe vera tiene varios propósitos medicinales y cosméticos, ya que es efectivo para alisar la piel y reducir la inflamación, de acuerdo con Aloe-Vera-Reserach.org. El aloe vera viene de la planta aloe vera pero típicamente se vende como una solución tópica que se usa para quemaduras de sol, salpullidos, acné y salud general de la piel. Sus propiedades de sanación vienen de los 18 aminoácidos que contiene.

Alivio para las quemaduras de sol

Las quemaduras de sol dañan la piel. Envejecen el rostro e incluso pueden llevar al cáncer de piel, de acuerdo con el sitio web ayushveda.com. Las quemaduras de sol en el rostro pueden causar inflamación, hinchazón y erupciones, así que el tratamiento con remedios curativos como el aloe vera es importante. El aloe vera tiene un efecto de enfriamiento inmediato y forma una capa protectora que sella la humedad para prevenir la deshidratación y promover la sanación, de acuerdo con el sitio web LifeTips.

Tratamiento para el acné

El aloe vera ayuda a contrarrestar la infección, de acuerdo con Health911.com. Usado sobre las espinillas, llagas y cicatrices de acné, el aloe vera mejora la complexión y el color. Estimula el crecimiento de nuevas células y la sanación de las cicatrices. El aloe vera es considerado un limpiador excelente para la piel y contiene antibióticos, agentes coagulantes, inhibidores del dolor y astringentes.

Tratamiento de las arrugas

El aloe vera ayuda a reducir la aparición de arrugas en el rostro, de acuerdo con el sitio web TheSkinWrinkles.com. El aloe vera funciona incrementando la elasticidad de la piel para evitar que se desarrollen arrugas. El aloe vera también es rico en antioxidantes. Cuando tu rostro está expuesto constantemente a la luz del sol, también está expuesto a los radicales libres, que contribuyen al envejecimiento. Los antioxidantes del aloe vera neutralizan los efectos dañinos de los radicales libres, protegiendo tu rostro y reduciendo la aparición de arrugas.

Más galerías de fotos



Escrito por amy pellegrini | Traducido por alejandro moreno